Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

  

 

Santo Hermano Pedro de San José Betancur

 

    

  Contenido

   Para ir a Página Principal    

   

 

 

Nacido en la ciudad de Vilaflor, Tenerife, España, el 19 de marzo de 1626, Pedro de Betancur [Santo Hermano Pedro de San José Betancur], deseoso de evangelizar el nuevo mundo se embarca en una larga travesía, cuando tenía 23 años de edad, arribando a Guatemala y dirigiéndose a la ciudad de Santiago de los Caballeros [hoy La Antigua Guatemala], a la que llegó el 18 de febrero de 1651, tierra donde la Providencia le asignó para desarrollar su apostolado misionero y donde murió el 25 de abril de 1667.

 

Él leyó el Evangelio con ojos humildes y vivió intensamente los Misterios de Belén, la Cruz y la Eucaristía, que orientaron todas sus acciones de pensamiento y caridad. El tiempo que ha transcurrido desde aquellos remotos días de la colonia española no opaca la luz que emana de la figura de este peregrino, iluminando en nuestros días tanto a su ciudad natal como a la América Central.

 

Con el objetivo de conocer algunos aspectos relacionados con su vida y labor misionera-pastoral, incluimos los siguientes apartados: 

[Clic sobre la imagen para abrir cada página]

  

 

 

 

 

Breve Biografía

 

 

 

 

  Sepulcro

 

 

   

 

 

 

 

El Árbol del Hermano Pedro

 

 

 

Museo del Santo Hermano Pedro

 

 

 

 

  

 

 

Galería de Pinturas acerca

del Santo Hermano Pedro

 

 

 

 

 

Los Milagros, según la tradición

 

 

 

  

 

Virtudes

  

 

 

Refranes o Sentencias y Oraciones

 

Conmemoración...

30 de julio de 2020, Décimo Octavo Aniversario de la Canonización del

Beato Hermano Pedro de San José Betancur

 

El 30 de julio de 2002, en su Tercera Visita Apostólica a Guatemala, el ahora San Juan Pablo II celebró la Santa Eucaristía para la Canonización del Beato Hermano Pedro de San José Betancur.

 

El 30 de julio de 2020 se conmemoran dieciocho años de aquel acontecimiento de gran espiritualidad para Guatemala y para toda América.

 

 La presencia de los restos mortales del Santo Hermano Pedro fue la razón por la que el señor Arzobispo de Guatemala, Su Excelencia Monseñor Rodolfo Quezada Toruño (Q.E.P.D), el 30 de julio de 2003, elevara el Templo de San Francisco a Santuario Arquidiocesano.

 

En la actualidad, el Templo de San Francisco, Santuario del Santo Hermano Pedro, es el lugar en el que convergen devotos peregrinos, de diferentes culturas e idiomas, para visitar el sepulcro en el que se encuentran los santos restos del Hermano Pedro.

 

Con gran devoción, los fieles creyentes visitan el Santuario del Santo Hermano Pedro y tocan su sepulcro como advirtiéndole su presencia, contándole penas y alegrías, pidiéndole ayuda material y espiritual, o para agradecerle los milagros obtenidos. Asimismo, colocan velas de diferentes colores que, según la tradición, tienen un significado especial dependiendo de la necesidad personal. 

 

Misticismo en la sepultura del Santo Hermano Pedro al conmemorarse un aniversario más de su Canonización

 

 

Aún perdura en el ambiente místico de la recordada ciudad de Santiago de los Caballeros, hoy La Antigua Guatemala, la huella espiritual del peregrino y penitente que llegó a esa ciudad en el siglo XVII con el propósito de evangelizar al nuevo mundo. En esa población, el Hermano Pedro llevó a cabo un itinerario de lugares de oración, de recogimiento espiritual y de contemplación, dispuestos para que la tradición popular los hiciera propios. Su memoria espiritual perdura hasta el día de hoy, siendo, entre otros, uno de los lugares que reseña su presencia permanente entre nosotros en el Templo de El Calvario [Ermita del Santo Calvario], que él construyó con sus manos y donde desarrolló su espiritualidad.

 

 Recordando...

 

 

  

 

Vía Crucis Eucarístico

"De Belén hacia el Calvario como el Hermano Pedro, con Jesús Sacramentado"

2002

 

 

    

  Contenido

   Para ir a Página Principal    

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados