Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

  

 

Octubre, mes consagrado a Nuestra Señora del Rosario

 

    

 Espiritualidad

   Para ir a Página Principal    

 

   

 

 

Durante el mes de octubre, en Guatemala se honra de una manera especial a María en su advocación de Nuestra Señora del Rosario. En la Ciudad Capital, su imagen expresiva está presente en el camarín ubicado en la nave central del Templo de Santo Domingo, Basílica Menor de Nuestra Señora del Rosario, siendo un vivo recuerdo de su compañía, protección e intercesión en favor nuestro.

 

En la víspera, la Comunidad de la Cofradía del Santo Rosario prepara los diseños o ilustraciones que corresponderán al año respectivo, como expresión noble, colorida y majestuosa; asimismo, el voluntariado colabora con los ornamentos que complementan la alegoría.

 

  

Entre el fervor religioso y la armonía familiar, gran número de fieles creyentes visitan ese recinto religioso para venerar a la imagen de la Reina y Patrona de Guatemala, Alcaldesa Perpetua de la Ciudad Capital, reafirmando su devoción y llevando ante Ella ofrendas de gratitud y súplica.

 

Se trata de una piadosa tradición católica muy arraigada en la población guatemalteca.

 

Si usted desea recordar algunas representaciones que han sido preparadas en años anteriores, puede ingresar a las siguientes páginas:

 [ ÍNDICE ]

Según la historia...

 

Fue el 1 de noviembre de 1559 cuando el Obispo Francisco Marroquín instituyó la Cofradía del Rosario en Guatemala, pidiendo a la Orden de Predicadores o Dominicos se hiciera cargo del apostolado mariano y cuidado pastoral de dicha Cofradía. Desde ese mismo día el rezo del Rosario y la devoción a la intercesión de nuestra Madre de la Esperanza gozó de mucha aceptación y entusiasmo entre los guatemaltecos.

 

Su Santidad, el Papa Pío V estableció el 7 de octubre como la fecha de la festividad religiosa de Nuestra Señora de las Victorias, en cuya celebración debía tenerse el Rosario como elemento de oración principal. Con el paso del tiempo, y al creer en la mediación del Santo Rosario y las gracias que pueden adquirirse, el Sumo Pontífice, el Papa Gregorio XIII, cambió el nombre de aquella advocación por Nuestra Señora del Rosario.

 

En 1883, Su Santidad, el Papa León XIII exhortó a la Iglesia que no sólo sea festivo el 7 de octubre, sino que todo el mes sea celebrado con solemnidad en honor a dicha advocación mariana. Aquella noticia llegó con júbilo a Guatemala, en donde ya se tenía la devoción del rezo del Santo Rosario; pero fue hasta en 1888 cuando, en nuestro país, Fray Julián Riveiro y Jacinto, [o.p.], hizo realidad la solemnidad de la festividad en mención con las características actualmente conocidas, entre otras: ornamentación dentro y fuera del Templo de Santo Domingo, vigilias, alboradas, procesiones y rezos públicos, durante todo el mes de octubre.

 

Altar Mayor y origen de la imagen de Basílica Menor de Nuestra Señora del Rosario

 

En el Altar Mayor de esta Basílica se encuentra la venerada imagen de Nuestra Señora del Rosario que tiene sus orígenes en el siglo XVI. El fraile dominico Lope de Montoya encargó, a tres excelentes plateros de la recordada ciudad de Santiago de los Caballeros, la burilación de la efigie, en plata pura. Luego de su bendición en 1592, la misma efigie se ubicó en la Cofradía del Santo Rosario, que ya había sido fundada por el Obispo Francisco Marroquín, el 1 de noviembre de 1559, y asentada inicialmente en el Templo de Santo Domingo, en el Valle de Panchoy, en donde se encuentra aquella ciudad, conocida actualmente como La Antigua Guatemala.

 

Con motivo de la ruina de la ciudad de Santiago de los Caballeros, ocurrida en 1773, y posterior traslado a la Nueva Guatemala de la Asunción, también se trasladó la efigie de Nuestra Señora del Rosario a una iglesia provisional, que en junio de 1778 los frailes dominicos ya tenían construida. En 1808, se trasladó definitivamente al Templo de Santo Domingo, elevado a Basílica Menor de Nuestra Señora del Rosario, el 27 de septiembre de 1970.

 

En nuestros días esa imagen, con atavío azul, la apreciamos así:

 

 

La imagen de Nuestra Señora del Rosario se aprecia rodeada de un fulgor representado por 45 estrellas de plata sobredorada, como símbolo del esplendor de su gracia. El resplandor tiene detalles de espigas de trigo y frutos de la vid.

 

Brilla a sus pies una media luna de plata que nos recuerda que es Reina de todo lo creado. Se le atavía con atuendo [manto] de distintos colores, entre los que se encuentran: corinto, azul, verde, rosado, amarillo-oro y blanco. Luce cabellera natural y madrileñas especiales traídas de España. Ostenta la corona y el cetro que la distinguen como Reina y Patrona de Guatemala; y sostiene, junto a la imagen del Divino Redentor, un Rosario de 20 Misterios.

 

La imagen es sumamente devota, con su mirada hacia abajo en gesto de misericordia y gracia, con maternal afecto que cautiva. Su compasivo rostro de encendido color palidece con ocasión de conflicto y necesidad popular, según relatan fieles devotos que se han convertido en testigos de esa creencia.

 

En ese sentido, contemplar a  la imagen de Nuestra Señora, bajo la advocación del Rosario, debe motivarnos a ser fieles al discipulado trazado por la actitud de María, estar siempre a la escucha de su Hijo amado: "Hagan lo que Él les diga". Allí estará siempre la razón y la causa de toda alegría. Nuestro llamado es ser promotores del servicio al prójimo, de la paz, de la justicia y de la fraternidad.

 

Capilla de la imagen de Santo Domingo de Guzmán

 

A un costado de la nave central del mencionado Templo, se encuentra el camarín de la imagen de Santo Domingo de Guzmán, que se representa sosteniendo en su mano derecha un báculo que simboliza una Cruz de dos brazos en el extremo superior, llamada "Patriarcal". En su mano izquierda muestra un Rosario:

 

 

Esta imagen, de Santo Domingo de Guzmán, fue consagrada el 7 de agosto de 2016 por el Arzobispo Metropolitano, Óscar Julio Vian [Q.E.P.D.].

 

Hechos religiosos significativos

 

Según la tradición, orando y en profundo éxtasis se encontraba Santo Domingo de Guzmán [en Fangeaux, sur de Francia], cuando tiene una revelación en la que Virgen María le entrega el Rosario como arma poderosa para ganar almas, y le indica que lo predique por todo el mundo.

 

Con el transcurso del tiempo él fundó la Orden de los Predicadores o Dominicos. En 1216 fueron publicadas las Bulas promulgadas por el Papa Honorio III por las que se confirmaba la fundación de la mencionada Orden.

 

Con ese gran apoyo, se continuó con la misión evangelizadora y el 21 de enero de 1217, el Papa Honorio III aprobó definitivamente la obra de la Orden de los Predicadores o Dominicos. Las dimensiones humanas y espirituales le permitieron a Domingo instaurar el rezo del Santo Rosario.

 

El Papa Pío V, estableció la festividad de Nuestra Señora de las Victorias el día 7 de octubre, en cuya celebración debía tenerse el Rosario como elemento de oración principal; y adicionó a la letanía la alabanza "Auxilio de los Cristianos".

 

El Papa Gregorio XIII, cambió el nombre de Nuestra Señora de las Victorias por Nuestra Señora del Rosario; y agregó a la letanía la alabanza "Reina del Santísimo Rosario".

 

El Papa León XIII, exhortó a la Iglesia a que no sólo sea festivo el 7 de octubre, sino que todo el mes de octubre sea celebrado con solemnidad en honor de Nuestra Señora del Rosario.

 

Fray Julián Raimundo Riveiro y Jacinto, o.p., hizo realidad en Guatemala la solemnidad de esta festividad religiosa durante todo el mes de octubre, con las características que actualmente se conocen.

 

El Papa Juan XXIII [Ahora San Juan XXIII], mandó que el Rosario se divulgara por el mundo como "ejercicio de la devoción cristiana"; y estableció que el Rosario debe rezarse públicamente y en las iglesias, y no solamente en el interior de los monasterios, dándole su forma actual.

 

El Papa Juan Pablo II [Ahora San Juan Pablo II], revitalizó la devoción al Rosario añadiendo los cinco Misterios Luminosos referidos a la vida pública de Jesús; y agregó a la letanía la alabanza "Reina de la Familia", para instar a las familias a rezar unidas la plegaria del Rosario como arma y Luz para llegar al Padre por medio de Nuestra Madre, la siempre fiel y auxiliadora María.

 

Fuente:

 

Comunidad dominica de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Rosario, Templo de Santo Domingo.

Comunidad de la Cofradía del Santo Rosario.

"Patrona de Guatemala", Revista formativa de la Cofradía del Santo Rosario.

Divulgación del Patronato de Santo Domingo.

Los Veinte Misterios del Rosario, Compendio del Evangelio. Fray Bernardino Rodríguez G.

Compendio de la historia de la ciudad de Guatemala, Volumen 1. Domingo Juarros.

Catecismo de la Iglesia Católica.

Documentos del Concilio Vaticano II.

Periódico Católico La Misión.

jubileo.dominicos.org

wikipedia.org

osu.muniguate.com

forosdelavirgen.org

Fotografías de CCN.

 

 

    

 Espiritualidad

   Para ir a Página Principal    

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados