Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

 

 

30   El Árbol del Hermano Pedro

 

    

 Guía para el Recorrido del Turista en La Antigua Guatemala

   Para ir a Página Principal    

   

 

 

Un día de primavera, del año de 1657, cuando el Hermano Pedro se dirigía de romería a la Inmaculada Concepción de María, encontró en su camino a un pobre hombre que clamaba por ayuda. Inmediatamente el Santo fue en busca de alimento para calmar el hambre del desposeído. Al inclinarse para darle de comer y beber, sintió un aroma extraordinaria; nunca antes había sentido una fragancia tan exquisita. Al levantarse, se encontró con una rama cubierta de flores blancas y dijo:

 

“Ah… son estas flores tan blancas y puras, llenas de aroma. Plantaré esta rama en el patio de la capilla del Calvario, como recuerdo de este día”.

 

El 19 de marzo de 1657, al cumplir 31 años de edad, estando el Hermano Pedro en el jardín de la Ermita del Santo Calvario, plantó esa rama, pero antes le quitó todas las flores y se las ofreció a la imagen de la Virgen Dolorosa que se venera en la misma Ermita.

 

Esa rama era de un árbol de Esquisúchil.

 

 

Desde entonces, ese árbol ha sobrevivido 355 años, manteniéndose frondoso y floreciendo abundantemente, tres veces en el año. Debido a su antigüedad, es el único ejemplar que produce flores dobles y rizadas; y se le conoce como el Árbol del Hermano Pedro.

 

 

La sombra de este centenario árbol abriga a todos los que, agobiados por las aflicciones y sufrimientos, se reúnen bajo sus ramas en busca de la protección y el consuelo del Santo Hermano Pedro. 

El Árbol del Hermano Pedro

 

A la flor del árbol de Esquisúchil se le atribuyen propiedades medicinales. Por esa razón, los fieles creyentes de sus propiedades curativas y hasta milagrosas esperan pacientes, al pie de este árbol, que el viento desprenda sus apreciadas flores y que caigan en sus manos, para preparar una infusión o té que les permita sanar sus dolencias físicas o espirituales.

 

 

                      

 

Flores del 'Árbol del Hermano Pedro'

 

 

                      

 

Según relató el señor José Eliseo Pérez De León, Presidente de la Hermandad de Jesús Nazareno del Silencio de la Ermita del Santo Calvario (Templo de El Calvario); Promotor de la Tercera Orden de San Francisco; y Ministro de Comunión tanto en el Templo de San Francisco, Santuario del Santo Hermano Pedro, como de la referida Ermita...

 

Cierto día, una señora muy devota y creyente de las propiedades curativas de las flores del "Árbol del Hermano Pedro", se encontraba reunida con otras personas en el jardín de dicha Ermita, en donde fue sembrado ese Árbol, observando pacientemente si caían algunas flores y así obtener esa anhelada reliquia.

 

De repente, dicha señora perdió el conocimiento al sufrir un desmayo. Inmediatamente se le brindó la atención del caso para su recuperación, lo cual ocurrió al poco tiempo y ella comentó que su problema era debido a encontrarse enferma con síntomas de diabetes.

 

Estando en ese lugar, se le proporcionaron algunas flores del centenario Árbol, que el viento ya las había hecho caer, aconsejándole preparar una infusión o té con 15 flores en 3 vasos de agua, y beberlo durante 3 días seguidos; gesto que ella agradeció con mucha alegría.

 

Después de algunos días, la misma señora regresó a la Emita del Santo Calvario y manifestó, al señor Pérez De León, que sus síntomas de diabetes habían desaparecido; agradeciendo nuevamente haberle proporcionado esas flores milagrosas.

 

Esta es sólo una de las anécdotas que se relacionan con la influencia curativa de las flores del aquel Árbol; en todo caso, su fuerza milagrosa es la Fe en la intercesión del Santo Hermano Pedro.

 

 

                      

 

Este Árbol florece abundantemente, tres veces en el año

 

Conforme al reportaje del diario Prensa Libre (Guatemala), del 3 de mayo de 2009, para los habitantes de Vilaflor, Tenerife, Islas Canarias, España, es muy importante tener este árbol de Esquisúchil, al que se le atribuyen propiedades curativas y hasta milagrosas; razón por la que por medio de su Alcaldía solicitaron, al microbiólogo guatemalteco Miguel Torres, seis vástagos de esta reliquia viviente que fueron trasladados a la tierra natal del Santo Hermano Pedro de San José Betancur.

 

Esos retoños serán plantados en diferentes lugares de aquella Isla, convirtiéndose esta especie en ¡Un Árbol que une dos mundos!

 

 

Jardín de la Ermita del Santo Calvario

 

 

    

 Guía para el Recorrido del Turista en La Antigua Guatemala

   Para ir a Página Principal    

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados