Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

 

 

33  Santuario del Apóstol San Felipe [Aldea San Felipe de Jesús]

 

    

 Guía para el Recorrido del Turista en La Antigua Guatemala

   Para ir a Página Principal    

   

 

 

 

 

La Aldea San Felipe de Jesús fue fundada, hacia el año 1528, en tierras situadas al norte de la Capital del Reino y separadas por el Cerro del Manchén, actualmente conocido como Cerro de la Cruz.

 

En 1670, los vecinos del caserío San Juan Perdido, ubicado en lo que hoy es una finca camino a Santa Lucía Cotzumalguapa, solicitaron al Ayuntamiento de Santiago de los Caballeros que se les autorizara su traslado a la ciudad debido a que estaban sufriendo el azote de epidemias y plagas de langostas y murciélagos. El traslado les fue autorizado. Debido a su religiosidad, los parroquianos llevaron consigo la escultura de un Cristo o Señor Crucificado (Por el año 1748 así se le mencionaba), imagen que resguardaron en un rancho construido de adobe y techo de paja, y después en un sencillo oratorio edificado en 1760.

 

Según datos históricos del Siglo XVIII se indicaba la existencia de dos cofradías: La del santo patrón San Felipe Apóstol; y la de las Benditas Ánimas, lo que no descarta que pudieran existir desde el siglo XVII.

 

Al ser insuficiente aquel oratorio, se construyó y bendijo, en 1820, un templo con características neo-coloniales, pero debido a lo numeroso de los fieles que lo visitaban, se construyó una capilla más amplia, inaugurada en 1870. Como consecuencia de los sismos y terremotos ocurridos en 1917 y 1942, esa edificación religiosa fue seriamente afectada, por lo que fue necesario reconstruirla y readecuarla. Sin embargo, el terremoto ocurrido en 1976 también ocasionó serios daños a la estructura de la edificación, ameritando una nueva construcción.

 

 

Con la ayuda y colaboración de diferentes entidades, los vecinos iniciaron una nueva edificación, en 1978, concluyéndola en 1984, evidenciándose un estilo gótico-renacentista en su construcción que se diferencia del resto de edificaciones religiosas de La Antigua Guatemala.

 

El nombre de esta aldea es en honor al de un santo misionero de la orden franciscana: San Felipe de Jesús, nacido en México en 1572, hijo de padres inmigrantes españoles establecidos en ese país, quien se dirigió a tierras occidentales para testimoniar la fe cristiana pero, en 1597, murió martirizado. San Felipe de Jesús es el primer santo mexicano, universal, nacido en el "nuevo mundo".

 

Santuario del Apóstol San Felipe

(Aldea San Felipe de Jesús, Sacatepéquez)

 

 

 

Campanario en la

Cúpula del Santuario

 

 

Vitral San Felipe de Jesús

 

En el retablo del altar mayor se encuentra la urna del Señor Sepultado.

 

 

Altar mayor

 

Urna

 

El Santuario de San Felipe de Jesús tiene una Capilla en la que se expone al Santísimo.

 

 

Capilla del Santísimo

 

Altar

 

Señor Sepultado

 

La imagen que en la actualidad se encuentra en el altar mayor de este Santuario llegó a la Aldea  San Felipe de Jesús, en 1670, procedente del caserío San Juan el Perdido, que se encontraba situado en la periferia de la ciudad.

 

Por el año 1748 se mencionaba un Cristo o Señor Crucificado en el altar principal. Hacia 1804 ya se hacía referencia a la imagen de un Señor Sepultado.

 

Un escrito contemporáneo, que se observa en el altar mayor de este Santuario, indica que el Señor Sepultado venerado en la actualidad fue conocido anteriormente como Cristo de las Benditas Ánimas. La escultura reproduce la rigidez de un cuerpo con las rodillas encogidas por la postura en la Cruz.

 

En la parte posterior del mismo altar, se encuentra un entarimado que permite acercarse a la urna de la imagen del Señor Sepultado de este Santuario, donde los fieles devotos pueden expresar más cerca su agradecimiento por milagros obtenidos o para realizar una súplica especial.

 

 

 

Vista en la parte posterior del altar

 

En las paredes adyacentes al mismo altar mayor, pueden observarse plaquetas que los fieles creyentes han dejado como muestras de gratitud.

 

El primer domingo de Cuaresma muchos feligreses realizan, con fe inquebrantable, una Romería iniciada según la tradición popular en el siglo XIX para venerar al Señor Sepultado de este Santuario.

 

En Semana Santa, la procesión de esta imagen ingresó por primera vez a La Antigua Guatemala en 1942. En la actualidad, el recorrido procesional se realiza cada Viernes Santo, como Santo Entierro.

 

Jesús Nazareno del Milagro

 

En el Santuario del Apóstol San Felipe, también se encuentra una capilla con la imagen de Jesús Nazareno del Milagro. La escultura es de autor desconocido de la época colonial.

 

Capilla de

Jesús Nazareno

del  Milagro

 

Esa imagen también es muy venerada por los parroquianos quienes, como muestras de agradecimiento por milagros recibidos o como súplicas especiales, dejan fotografías personales, plaquetas y otras muestras de gratitud, entre ellas pan, en el altar de esta capilla.

 

 

Altar en la Capilla de Jesús Nazareno del Milagro

 

La procesión de esta imagen se realizó por primera vez en 1919, recorriendo las calles de la Aldea San Felipe de Jesús, el día Lunes Santo. En 1954, la Hermandad del Santuario decidió cambiar el cortejo procesional para el primer domingo de Cuaresma. A partir de 2002, el recorrido procesional se realiza el Miércoles Santo.

 

El Santuario del Apóstol San Felipe es muy visitado por los feligreses no sólo en Cuaresma y Semana Santa sino durante todo el año, para la veneración de las imágenes que allí se encuentran.

 

En los alrededores del mismo Santuario se encuentran instaladas varias ventas que ofrecen artesanías en madera y tejidos, alcancías elaboradas con arcilla, así como dulces típicos, pan dorado y cacahuates, entre otros. En la Plazuela de San Felipe de Jesús también se ubican restaurantes y/o fondas donde se sirven diferentes platillos a los visitantes nacionales y extranjeros. Entre los platillos típicos de la cocina antigüeña se mencionan: Pepián de pollo, pepián de gallina, pepián de espinazo,  pepián 3 carnes, gallo en chicha, caldo de gallina criolla, revolcado, y piloyada antigueña. Ello se ha vuelto tradicional y muy popular en el lugar.

 

Entre lo ofrecido por algunas ventas, se encuentran:

 

                      

 Joyeros e imitaciones de frutas,

en madera

 

Artesanías en madera

 

                      

Bolsas de mano, en tejidos

 

Dulces, el tradicional pan dorado

y cacahuates

 

Sus pobladores se dedican especialmente a la agricultura, siendo sus principales cultivos el café, maíz, frijol, vegetales, frutas y flores. Asimismo, se dedican a las actividades artesanales, entre las que predominan las confeccionadas en madera con diversos diseños y colores, muebles tallados en finas maderas, objetos de barro cocido y pintado, tejidos, telas típicas y otros trabajos en textiles, que se destinan al comercio local y turístico. También, algunos orfebres elaboran finas joyas que se comercian en la ciudad colonial.

 

Según su infraestructura, la aldea dispone de servicios básicos de agua potable, energía eléctrica y drenajes. Cuenta con una escuela rural mixta que proporciona educación primaria y secundaria. En la plaza mayor, con una calle de por medio frente al santuario, se aprecia una fuente colonial del siglo XVII; también, se sitúa un mercado de artesanías y comedores que sirven diversos platillos típicos.

 

En esa localidad, se encuentra el Hospital Nacional Pedro de Betancourt que, en 1991, sustituyó al Hospital Nacional de La Antigua Guatemala, destruido por el terremoto ocurrido en 1976.

 

 

 

    

 Guía para el Recorrido del Turista en La Antigua Guatemala

   Para ir a Página Principal    

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados