Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

 

  

Generalidades en Cuaresma y Semana Santa

 

    

  Cuaresma y Semana Santa

   Para ir a Página Principal    

   

 

 

Según la liturgia de la Iglesia, la Cuaresma inicia el Miércoles de Ceniza y finaliza el Domingo de Ramos. La Cuaresma tiene cinco domingos más el mencionado Domingo de Ramos. Las lecturas religiosas en esos días se relacionan con la conversión, la penitencia y el perdón. Es, principalmente, el tiempo para la reconciliación con Dios. Son 40 días de preparación para la gran fiesta de la Pascua de Jesucristo...

 

Con la imposición de la ceniza en la frente de los fieles creyentes, la Iglesia da inicio a esta celebración litúrgica en el denominado Miércoles de Ceniza.

 

 

Conviértete y cree en el EvangelioEs el llamado de los sacerdotes, o ministros extraordinarios de la Comunión, al momento de signar el símbolo de la Cruz en la frente de los feligreses.

 

Es el inicio de un tiempo de reflexión y conversión, en el que somos llamados a profundizar en el compromiso y sentido de nuestra vida cristiana; y con ello lograr una renovación espiritual para acercarnos más a Jesucristo.

 

El proceso para la elaboración de la ceniza empieza cuando los religiosos de las parroquias, templos o iglesias solicitan a los feligreses que lleven las hojas de las palmas secas que fueron bendecidas en el Domingo de Ramos, del año anterior. Luego, con la presencia de los respectivos sacristanes o ministros extraordinarios de la Comunión, se prepara una hoguera en la que se incineran aquellas hojas de palma para convertirlas en la ceniza que, en forma de Cruz, se impone en la frente de los fieles devotos.

 

La imposición de la ceniza es un acto de Fe y humildad que debe servir para promover la reflexión; el arrepentimiento; la caridad; la penitencia y el ayuno, pues este último es algo más que abstenerse de comer, ya que también incluye otras privaciones para lograr una forma de vida sencilla. Además, como resultado del ayuno unido a la oración, el fiel creyente se sensibiliza con la caridad hacia los hermanos más pobres y desamparados. Es un simbolismo que se realiza como respuesta a la Palabra de Dios que nos invita a la conversión. Algo debe quemarse y destruirse en nosotros, es decir los hechos y actitudes indebidas, para dar lugar a la novedad de una nueva vida que Cristo quiere comunicarnos con la Pascua. ¡Dejémonos llevar por la grandeza de la Palabra de Dios!

 

El gesto de las cenizas, con el que nos ponemos en marcha, nos recuerda nuestra condición original: Hemos sido tomados de la tierra, somos de barro. Sí, pero barro en las manos amorosas de Dios que sopló su espíritu de vida sobre cada uno de nosotros y lo quiere seguir haciendo, quiere seguir dándonos ese aliento de vida que nos salva de otro tipo de aliento: La asfixia sofocante provocada por nuestros egoísmos; asfixia provocada por ambiciones y silenciosas indiferencias; asfixia que ahoga el espíritu, reduce el horizonte, y anestesia el palpitar del corazón; asfixia que apaga nuestra Fe, enfría nuestra Caridad y cancela nuestra Esperanza. Vivir la Cuaresma es anhelar ese aliento de vida que nuestro Padre Eterno no deja de ofrecernos.

 

Cuaresma es un tiempo en el que la Iglesia evoca la Pasión de Cristo que precede a la solemnidad de la Pascua, es decir, que la Iglesia se prepara a celebrar dignamente el misterio de la Redención; verificándose la Cuaresma así misma sobre el ejemplo de Cristo que fue tentado durante cuarenta días en el desierto. Por consiguiente, es un tiempo de oración y penitencia. La solemnidad de la Pascua -que significa Paso- abarca el triduo de la Muerte, de la Sepultura y de la Resurrección de Cristo.

 

 

Lienzos de tela de colores blanco y morado, los tradicionales banderines de color morado y negro de la Municipalidad de La Antigua Guatemala, y cruces de madera rústica con lienzos de color morado, se utilizan para adornar balcones, puertas y dinteles de diferentes edificaciones de la ciudad colonial, como enunciación de la solemnidad de la época.

 

 

Cuaresma asume una connotación bautismal en el sentido que las personas, dejándose iluminar por la palabra de Dios, tienen que formularse nuevamente las opciones del propio bautismo como expresión de una vida renovada. También, la penitencia cuaresmal entra en esta dinámica bautismal. Mediante la renuncia a lo superfluo el devoto abre su mente hacia la conversión, haciéndolo disponible a la reconciliación con los hermanos.

Cuaresma es tiempo de memoria: ¿Qué sería de nosotros si Dios nos hubiese cerrado las puertas? ¿Qué sería de nosotros sin su misericordia que no se ha cansado de perdonarnos y nos da siempre una oportunidad para volver a empezar? ¿Dónde estaríamos sin la ayuda de tantos rostros silenciosos que nos tienden la mano y con acciones muy concretas nos devuelven la Esperanza y nos ayudan a volver a empezar?

 

Escuchar melodía:

"El pescador"

 

 

Entre las expresiones religiosas de esta época, se encuentran las Solemnes Velaciones a imágenes de veneración, antes de su recorrido procesional. Para ello, las Hermandades de las respectivas edificaciones religiosas preparan Altares de Velación con representaciones gráficas de catequesis bíblica; que complementan con la preparación de Huertos que incluyen alfombras de aserrín multicolor enmarcadas con frutas, vegetales, flores, pan y velas.

 

Altar de Velación y Huerto

 

 

 

 

En los Huertos, siempre se incluyen las vainas de corozo, pues es considerado el aroma de la festividad religiosa de Cuaresma y Semana Santa.

 

 

Otra de las expresiones religiosas de la misma época es la preparación de alfombras que complementan la solemnidad de los cortejos procesionales. Es una tradición católica que se ha convertido en arte popular efímero. Las alfombras más extensas y preparadas con mayor dedicación y esmero son las elaboradas, principalmente, en la tarde/noche de Jueves Santo y madrugada/mañana de Viernes Santo.

 

Es la ocasión ideal para observar cómo algunas calles empedradas de la ciudad colonial se convierten en alfombras multicolores que constituyen obras de arte a los ojos de las personas, y como ofrendas de amor a los ojos de Dios para el paso de los cortejos procesionales.

 

Esas alfombras son elaboradas por creativos feligreses quienes se unen para expresar su gratitud a las imágenes de veneración, por cierta súplica, bendición o milagro.

 

Alfombra de aserrín multicolor

 

 

En la preparación de esas alfombras se utilizan elementos comunes: aserrín multicolor teñido a mano, pino, ramilletes de la palma de corozo, flores, pétalos de rosas, frutas y vegetales de la estación; representándose diseños geométricos, símbolos heráldicos y religiosos, escenas bíblicas, recreaciones de las imágenes de la Pasión, o simplemente con figuras surgidas de la imaginación de sus realizadores.

 

También, se llevan a cabo cortejos procesionales, en los que las andas con la imagen del Redentor se llevan en hombros de los feligreses; y las andas con la imagen de María, la Madre de Jesús, se cargan en hombros de las fieles devotas. Esas imágenes son esculturas que constituyen verdaderas obras de arte preparadas por manos de guatemaltecos, que en algunos casos no registraron sus nombres pues su actividad se consideraba como una ofrenda religiosa. El mayor esplendor de la escultura guatemalteca ocurrió durante los siglos XVII y XVIII; realizando imágenes que tienen un gran valor histórico, artístico y cultural; y son consideradas por los fieles creyentes como una vinculación entre lo terrenal y lo celestial.

 

El Lunes Santo da inicio la celebración de Semana Santa. La solemnidad de esa época también se manifiesta con Velaciones de imágenes religiosas, cortejos procesionales de las imágenes de Jesús Nazareno y de la Virgen de Dolores, Santos Oficios y Sagrarios, Pregón de la Sentencia, conmovedores actos de crucifixión, procesiones de Santo Entierro, cortejos procesionales de Pésame a la imagen de la Virgen de Soledad, misa pascual, celebración del cirio pascual y procesiones de Cristo Resucitado.

 

 

Los feligreses usan una túnica púrpura, símbolo de penitencia, combinada con un cinturón blanco o negro, para las procesiones de Jesús Nazareno.

 

En las procesiones del Santo Entierro [Jesús Sepultado o Yacente], los fieles representan un profundo duelo al usar vestimenta negra en su totalidad.

 

A los devotos que sobre sus hombros llevan a los cortejos procesionales se les conoce como cucuruchos.

 

Las fieles devotas usan un atuendo blanco en las procesiones de la Virgen Dolorosa, y negro para aquellas de la Virgen de la Soledad, que acompañan, según el caso, a las procesiones de Jesús Nazareno o de Jesús Sepultado. Los Caballeros de Honor y los músicos visten traje formal.

 

Los Altares de Velación así como los solemnes cortejos procesionales preparados por Hermandades de las iglesias y templos de La Antigua Guatemala e iglesias de las aldeas de la misma ciudad; y en el Municipio de Jocotenango, ponen de manifiesto el fervor religioso de la época.

 

 

Por tal motivo, cada año y durante la Cuaresma y Semana Santa, la ciudad colonial se reviste de tradición, Fe y religiosidad, propiciando un motivo de recogimiento espiritual y de reflexión sobre la vida, Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

 

Místico incienso en los cortejos procesionales

 

 

Recordando en la historia…

 

Fue en el Concilio de Nicea, realizado por el emperador romano Constantino I, en el año 325 después de Cristo, donde se reconoció la Semana Santa, ya que se declaró la creencia en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo; señalándose, también, cuando debía ser la Pascua y la forma de establecerla.

 

Con el transcurrir del tiempo, los frailes franciscanos se consagraron, con abnegada dedicación, a la conservación de las tradiciones religiosas adquiridas; y fueron ellos, los que establecieron el Santo Vía Crucis, que es una de las expresiones más significativas y representativas de la celebración religiosa de la Semana Santa, que es la conmemoración católica que motiva a muchos fieles a reflexionar sobre la dimensión del sacrificio de Jesús en beneficio de la humanidad.

 

Símbolos que representan los instrumentos de la

Pasión de Jesús [Atrio del Templo de San Francisco]

 

 

 

    

  Cuaresma y Semana Santa

   Para ir a Página Principal    

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados