Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

 

  

Altares de Velación y Huertos de 2014

 

 Ø  Para regresar, favor de cerrar esta nueva ventana

 

 Para ir a Página Principal   Ø

   

 

 

Como parte de las actividades propias de la época de Cuaresma y Semana Santa, las distintas Hermandades religiosas realizan Velaciones a las imágenes de Jesús Nazareno y a las imágenes de Virgen Dolorosa que harán un recorrido procesional.

 

Dichas Velaciones constituyen una deferencia de la feligresía católica a las imágenes de veneración. Para ello, frente al altar mayor de la propia edificación religiosa, la respectiva Hermandad prepara la escena de un pasaje bíblico que desea representar, conmemorando la Pasión y Muerte de Jesucristo; es decir, una expresión conmovedora que contribuya a la reflexión de los fieles devotos.

 

 

La escenografía se complementa con una alegoría que tradicionalmente comprende, entre otros, cortinajes, telas, pliegos de madera, lienzos decorados, cartón y colorido papel, en donde se colocan símbolos religiosos y se señalan citas bíblicas. También, en algunos casos se armoniza con música sacra [de la época], narraciones de hechos bíblicos para evangelizar [audio pregrabado], iluminación especial, candelas y velas encendidas que buscan una dramatización o misticismo de la escena bíblica presentada, motivando así a los feligreses a una conversión y debida preparación para celebrar dignamente la Pascua de Jesucristo.

En dicha época, la cruz atrial de las Iglesias, Templos y Parroquias es ornamentada con el color cuaresmal que representa Conversión y Penitencia.

 

Los Altares de Velación se complementan con la elaboración de impresionantes Huertos que, no obstante ser efímeros, constituyen un arte realizado de acuerdo a la creatividad e imaginación de los realizadores, ya que con esmero, paciencia y dedicación preparan bellas alfombras de aserrín multicolor. Éstas se enmarcan con una diversidad de frutas y vegetales de la temporada, constituyendo una ofrenda de los frutos de la tierra hacia Dios como agradecimiento por las bendiciones recibidas o por súplicas especiales.

 

Asimismo, se colocan vainas de corozo, que es el infaltable aroma de Cuaresma y Semana Santa; y distintos arreglos florales.

 

Vaina de corozo

 

Arreglo floral

 

Las velas y candelas también forman parte de la alegoría, ya que con ellas se logra el misticismo del ambiente. También se ofrenda pan, generalmente con figuras zoomorfas [lagartos, tortugas y peces, por ejemplo].

En las iglesias y templos de La Antigua Guatemala también se elaboran Altares de Velación y Huertos. En la puerta de esas edificaciones religiosas se observa a un miembro de una Cofradía o Hermandad, un 'Pregonero' quien, utilizando un tambor y una pequeña flauta, entona un sonido peculiar y tradicional en la época. El motivo es anunciar a los feligreses que en el lugar se realiza una Velación o que un cortejo procesional hará su recorrido.

 

Es un llamado a la devoción de los fieles creyentes.

(Escuchar)

 

'Pregonero' en la Ermita del Santo Calvario

(Templo de El Calvario)

 

 

Estos Altares se preparan el día antes de la respectiva Velación, que generalmente se realiza un viernes de Cuaresma. Los parroquianos colaboran con aportar distintos vegetales, frutas y flores.

 

Las campanas de algunas edificaciones religiosas repican dos o tres veces seguidas, cada cierto lapso de tiempo, motivando así el acercamiento de los feligreses.

 

Entre los Altares de Velación y Huertos elaborados en esta ciudad colonial se encuentran, entre otros, los siguientes:

 

Preparados en 2014

 

Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

(Municipio de Jocotenango, Sacatepéquez)

 

  

Jesús dijo:

 …el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán…

 

En este Altar, dedicado a la imagen de Jesús Nazareno "El Dulce Rabí", se representa al globo terrestre fragmentado del que emanan llamaradas; y sobre una nube se encuentra el Señor Transfigurado. Al fondo, se simbolizó el universo infinito.

 

Según el Evangelio [Mateo 17, 1-9], la Transfiguración de Jesús  tuvo lugar en el Monte Tabor cuando Él llevó a ese lugar a los apóstoles Pedro, Santiago y Juan, quienes fueron testigos que el rostro del Señor brilló como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz; y al ser cubiertos por una nube resplandeciente, escucharon una voz que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia; escúchenle. Al bajar de dicho Monte, les mandó Jesús, diciendo: No den a conocer a nadie esta visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.

La gloria de la divinidad resplandece en el rostro de Cristo, mientras el Padre lo acredita ante aquellos apóstoles extasiados para que le escuchen y se dispongan a vivir con Él el doloroso momento de la Pasión, a fin de llegar con Él a la alegría de la Resurrección y a una vida transfigurada por el Espíritu Santo.

 

Esta Luz de Cristo Transfigurado evoca y anticipa la gloria luminosa de su Pascua. Es un hermoso simbolismo de su misión salvadora de ser Luz del Mundo; la luz de la verdad que disipa las tinieblas del error y del mal.

 

¡Tu palabra es vida nueva, confío en Ti, Señor…

Tu palabra es eterna, contigo esperaré!

 

Representación de la

Transfiguración del Señor

 

 

El Huerto se preparó con una alfombra de aserrín multicolor, en la que representaron distintas figuras zoomorfas, y que se apreció enmarcada con ofrendas del fruto de la tierra a Dios; observándose entre los vegetales: coliflores, zanahorias, chiles pimientos, tallos de apio, güisquiles y hojas de col; asimismo, entre las frutas: piñas, mangos, melones, bananos, jocotes de marañón, papayas, sandías y cocos. La ornamentación también incluyó ramos de flores, entre éstas: crisantemos, lirios, margaritas, rosas, aves del paraíso, hojas de palma y vainas de corozo. Además, se ofrendó pan también con figuras zoomorfas. El misticismo de la alegoría lo complementaron los candelabros con velas iluminadas, así:

 

 

En su Capilla, también se preparó un Altar de Velación y Huerto a la imagen de Virgen de Dolores, "Dulce Madre de Jocotenango", venerada en esta Parroquia. La ornamentación incluyó ramos de flores y algunas frutas de temporada.

 

 

Nuestro corazón y nuestra boca proclaman a María "bendita entre todas las mujeres" y queremos unirnos a su entrega y compromiso con ese plan salvador de Dios que derrama la gracia y alegría.

 

Si por ella vino el redentor del mundo, es natural que le pidamos a la Madre de Dios Hijo y nuestra su poderosa intercesión durante toda nuestra vida sobre la tierra y a la hora de nuestra muerte.

 

Sin la fuerza de la Fe de María, los apóstoles, difícilmente, habrían podido confiar en el triunfo del Evangelio y en que un reino espiritual, sellado por el amor a las almas, triunfaría sobre todos los poderes terrenales.

 

 Templo de Santa Ana

(Aldea Santa Ana, Sacatepéquez)

 

 

Al verlo, gritaron: ¡Crucifícalo!, ¡Crucifícalo

 

Según el Evangelio [Juan 19, 1-16]

 

En este Altar de Velación, dedicado a la imagen de Jesús Nazareno de este Templo, se representa el momento en el que Pilato presenta a Jesús azotado, con una corona de espinas y vestido con una túnica de color rojo oscuro; y dice ¡Allí tienen a este hombre! Cuando lo vieron los jefes de los sacerdotes y los guardianes del templo, comenzaron a gritar: ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!. Ante la insistencia, Pilato les entregó a Jesús para que lo crucificaran y ellos se lo llevaron.

 

En esa representación, además de la imagen de Jesús Nazareno de la Dulce Mirada, y de la imagen de Virgen de Dolores [ataviada con túnica verde], que se veneran en este Templo, se incluyeron efigies de los sacerdotes del Sanedrín y de la Guardia Pretoriana. La escena se observó así:

 

 

 

Así se representó a la imagen de Jesús Nazareno de este Templo

 

El Huerto se preparó con una alfombra de aserrín multicolor, donde se simbolizaron flores, y que se apreció enmarcada con ofrendas del fruto de la tierra a Dios; observándose entre los vegetales: principalmente col, zanahorias y rábanos; asimismo, entre las frutas: sandías, que delimitaron el enmarcado, piñas, mangos, melones, bananos, plátanos, papayas, jocotes de marañón y melones. La ornamentación también incluyó, en los laterales, ramos de flores, entre éstas: crisantemos, margaritas, rosas, hojas de palma y vainas de corozo. Además, se ofrendó pan con figuras zoomorfas [como lagartos y tortugas]. Para complementar el misticismo de la alegoría, se colocaron candelabros con velas iluminadas. Sobre el Huerto se observó la figura de dos mariposas.

 

 

La alfombra fue preparada únicamente con aserrín multicolor con esmerados y muy dedicados diseños florales.

 

Templo de San Bartolomé Becerra

(Aldea San Bartolomé Becerra)

 

Ciudad Celestial de Jerusalén, Esposa del Divino Cordero

En este Altar de Velación, dedicado a la imagen de Jesús Nazareno de este Templo, se consideró una alegoría relacionada con representación de textos de la visión extática de Juan Apóstol, conforme al Apocalipsis, Capítulo 21, Versículos 10-27. En el significado de dicha representación, se consignaron los siguientes textos:

 

 

 

Con eso me llevó en espíritu a un monte grande y encumbrado, me mostró la Ciudad Santa de Jerusalén, que descendía del cielo y venía de Dios. La cual tenía la claridad de Dios, cuya luz era semejante a una piedra preciosa, a piedra de jaspe, transparente como cristal.

 

Y tenía un muro grande y alto con doce puertas, y en las puertas doce ángeles y nombres esculpidos, que son los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel. Tres puertas al Oriente, tres puertas Norte, tres puertas al Sur, y otras tres al Poniente. Y el muro de la Ciudad tenía doce cimientos, y en ellos los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

 

Y el que hablaba conmigo tenía una caña de medir que era de oro, para medir la Ciudad, sus puertas y la muralla.

 

Y no vi ningún templo en la Ciudad; porque el Señor Dios Omnipotente y el Cordero son el templo.

 

Y la Ciudad no necesita sol o de la luna que alumbren en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. Y a la luz de ella andarán las gentes; y los reyes de la tierra llevarán a ella su gloria y su majestad. Y sus puertas no se cerrarán al fin de cada día, porque no habrá allí noche; y en ella se introducirá, y vendrá a parar, la honra y la gloria de las naciones.

 

No entrará en esta Ciudad cosa sucia, o contaminada, ni quien comete abominación y falsedad, sino solamente los que están escritos en el libro de la vida del Cordero.

 

 

 

Así se representó a la imagen de Jesús Nazareno de la Caída, que se venera en este Templo:

 

 

Se exaltaron los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel: Efraím, Zabulón, Neffatlí, Judá, Manasés, Isacar, Simeón, Aser, Rubén, Gad, Benjamín, y Dan; así:

 

 

También se evocaron los nombres de los Apóstoles: Felipe, Bartolomé, Mateo, Santiago El Mayor, Juan, Pedro, Santiago El Menor, Matías, Tomás, Andrés, y Simeón El Cananeo, así...

 

 

... y así:

 

 

El Huerto se elaboró con una alfombra de aserrín multicolor, de media circunferencia, donde se plasmaron figuras terrenales [geométricas y zoomorfas]; así como el simbolismo de dos figuras humanas que contemplan esa Ciudad Celestial. En los laterales de dicha alfombra se ofrendó el fruto de la tierra a Dios. La ornamentación incluyó ramos de flores, entre éstas, aves del paraíso, crisantemos, margaritas y rosas; así como hojas de palmitas y vainas de corozo. Se incluyó el siguiente texto. "Y...EL SÉPTIMO DESCANSÓ Y LO HIZO SANTO"

 

 

Entre las frutas ofrendadas se observaron cocos, piñas, sandías, papayas, jocotes de marañon, plátanos, bananos, zapotes y melones:

 

 

En su Capilla, también se preparó un Altar de Velación a la imagen de Virgen de Dolores, venerada en este Templo. La ornamentación incluyó principalmente ramos de flores y pétalos de rosas:

 

 

María estuvo presente en la Pasión y Muerte de Jesús; permaneció junto a la cruz, llena de dolor pero serena.

 

¿Nos imaginamos qué dolor habrá pasado nuestra Señora al ver morir así a su Hijo? Ella nos enseña a sufrir con paciencia y fortaleza las penas y los dolores de la vida. Muchas veces estos sufrimientos, aceptados y ofrecidos, nos ayudan a acercarnos más a Dios y ganar más fácilmente la vida eterna

.

 

Templo de San Cristóbal, El Bajo

(Aldea San Cristóbal, El Bajo)

 

 

Jesús llama a Mateo

 

Según el Evangelio [Marcos 2, 13-17]

 

En este Altar de Velación, dedicado a la imagen de Jesús Nazareno de este Templo, se consideró una alegoría o significado que se relaciona con el siguiente pasaje bíblico:

 

 

 

Jesús salió otra vez por las orillas del lago; todo el mundo venía a verlo y él les enseñaba. Mientras caminaba, vio al que estaba sentado en la aduana. Era Mateo, hijo de Alfeo. Jesús le dijo “Sígueme”. Y él se levantó y lo siguió.

 

Jesús estuvo comiendo en casa de Mateo y algunos cobradores de impuestos y pecadores estaban sentados a la mesa con Jesús y sus discípulos; en realidad eran un buen número. Pero también seguían a Jesús maestros de la ley del grupo de los fariseos y, al verlo sentado a la misma mesa con pecadores y cobradores de impuestos, dijeron a los discípulos: “¿Qué es esto? ¡Está comiendo con publicanos y pecadores!”

 

Jesús los oyó y les dijo: “No es la gente sana la que necesita médico, sino los enfermos; no he venido a llamar a justos sino a pecadores.”

 

 

 

En esta representación, se colocó un mural en donde se pintaron las figuras de distintos personajes sentados a la mesa con Jesús, ubicado al centro.

 

Así se representó a la imagen de Jesús Nazareno de la Humildad, que se venera en este Templo:

 

 

El Huerto fue elaborado con una alfombra de colorido aserrín en la que predominaron figuras geométricas simbolizando flores. En los laterales de dicha alfombra se ofrendó el fruto de la tierra a Dios. Especialmente se presentaron frutas, entre éstas: sandías, piñas, melones, papayas, bananos, cocos y mangos. Asimismo, se colocaron algunos vegetales: zanahorias y güicoy; como también algunas figuras zoomorfas de pan [lagartos].

 

El ornamento incluyó ramos de flores, entre las que se observaron lirios, crisantemos, margaritas, rosas y de izote. El misticismo del ambiente se complementó con velas encendidas:

 

 

También se preparó un Altar de Velación dedicado a la imagen de Virgen de Dolores "Madre de la Humildad", que también se venera en este Templo:

 

 

Yo soy la Madre del Amor

 

La alegoría o significado se relaciona con el siguiente texto:

 

 

 

Yo soy como una vid de fragantes hojas y mis flores son producto de gloria y de riqueza. Yo soy la madre del amor, del temor, del conocimiento y de la santa esperanza. En mí está toda la gracia del camino y de la verdad, toda esperanza de vida y virtud.

 

Vengan a mí, ustedes, los que me aman y aliméntense de mis frutos. Porque mis palabras son más dulces que la miel y mi heredad, mejor que los panales.

 

Los que me coman seguirán teniendo hambre de mí, los que me beban seguirán teniendo sed de mí; los que me escuchan no tendrán de que avergonzarse y los que se dejan guiar por mí no pecarán. Los que me honran tendrán una vida eterna.

 

 

 

El Huerto fue preparado con ofrendas del fruto de la tierra a Dios. Principalmente se colocaron frutas, entre éstas: sandías, piñas, mangos y bananos. El ornamento se complementó con ramos de flores, entre ellas: crisantemos y lirios; asimismo, con corozo y hojas de palmitas. 

 

 

 

Iglesia de la Merced

(6a. Avenida Norte y 1a. Calle Poniente,  final de la Calle del Arco)

 

 

Puerta del cielo… Ruega por nosotros

 

El Altar de Velación dedicado a las imágenes de veneración en la Iglesia de la Merced, que hacen su recorrido procesional, es la representación de una de las Letanías de Virgen María contenidas en el Rosario. Dichas Letanías son plegarias formadas por cortas invocaciones, alabanzas o elogios, pero también súplicas a la Madre celestial.

 

 

   

María, como intercesora a favor del género humano, recibe el título de Puerta del Cielo. Esa Puerta abierta de par en par, por donde nos llega Cristo, el pan verdadero del cielo [Jn 6, 48-51].

 

La devoción a María por medio del Rosario es un movimiento de corazón de los creyentes, que nos empuja y dirige instintivamente a la mediación materna o que nos hace arrodillar ante la imagen de Nuestra Señora y aferrarnos al Rosario en nuestras dificultades o necesidades.

 

 

 

En esta representación, se observa a la imagen de Virgen de Dolores frente a la puerta celestial. Arriba, complacido y sentado en su solio, se simboliza al Padre Eterno quien sostiene, en la mano izquierda, una esfera que representa al mundo con una Cruz; y en la mano derecha, indica la Trinidad de Dios, o sea, un sólo Dios en tres personas. Asimismo, se aprecian dos Ángeles custodios que, por medio de su manos, nos invitan a levantar nuestras miradas al cielo:

 

 

El Huerto se preparó con una alfombra de aserrín multicolor, donde se moldearon figuras geométricas, el símbolo religioso de la Orden de la Merced, así como tres representaciones abstractas relacionadas con tejidos. Dicha alfombra quedó enmarcada con ofrendas del fruto de la tierra a Dios; observándose entre los vegetales: col, güicoy, güisquiles, zanahorias, coliflores, remolachas, cebollas blancas, tomates y chiles pimientos; asimismo, entre las frutas: cocos, mangos, papayas, sandías, piñas y melones.

 

Como una variante para este año, la ornamentación incluyó las efigies de religiosas que, con alegría, llevan cántaros de agua y colocan arreglos florales en el contorno del Huerto. Entre las flores, se observaron: rosas, crisantemos y margaritas. También, se colocaron vainas de corozo y hojas de palmitas.

 

 

Las representaciones abstractas moldeadas en la alfombra de aserrín, representan: [vista lateral]

 

Una tejedora en un "telar de cinta" que ofrenda trajes típicos...

 

 

 

 

...de mujer:

 

...de hombre:

 

 

 

 

 

 

Templo de San Francisco, Santuario del Santo Hermano Pedro

(7a. Calle Oriente y Calle de los Pasos)

 

 

Perdónanos, Señor, y ten piedad de nosotros

 

En una Capilla temporal en el pasillo principal de la nave central de este Templo, se acondicionó el Altar de Velación dedicado a la imagen de Jesús Nazareno del Perdón, que realizará su recorrido procesional.

 

El lugar fue dispuesto con la humildad y sencillez que caracteriza a la Congregación Franciscana, para que los feligreses que visitan esta edificación religiosa puedan estar más cerca de la imagen del Nazareno y propiciar ese recogimiento espiritual y reflexión propia de la época de Cuaresma y Semana Santa.

 

Es la oportunidad propicia para referirnos a la siguiente Oración dispuesta en el siguiente sitio de Internet:

 

Oración "Para pedir perdón"

 

Frente a dicha imagen, se preparó una alfombra utilizando únicamente flores sobre una base de aserrín sin teñir, simbolizando una ofrenda de la naturaleza a Dios:

.

 

 

Ermita del Santo Calvario [Templo de El Calvario]

(Final de Alameda del Calvario)

 

 

Jesús es arrestado

 

Según el Evangelio [Mateo 26, 36-46, 47-50]

 

Este Altar de Velación dedicado a las imágenes de veneración que, desde este Templo, realizan su recorrido procesional, tiene una representación de la historia bíblica del arresto de Jesús. La alegoría o significado de esta escena nos permite entender el inicio del sufrimiento humano del Mesías.

 

Al centro de la escenografía se encuentra la imagen de Virgen de Dolores, venerada en esta edificación religiosa:

 

 

Frente a este Altar de Velación se preparó un sencillo Huerto, pero con mucha devoción, ofrendando algunas frutas, una figura zoomorfa de pan, así como arreglos florales. El misticismo del ambiente se complementó con velas encendidas:

 

 

Así se representó a la imagen de Jesús Nazareno del Silencio, que se venera en este Templo:

 

 

Para el significado de dicho Altar se tomaron en cuenta los siguientes pasajes bíblicos, según el Evangelio:

 

El primer día de la Fiesta en que se comía pan sin levadura, Jesús y sus Doce discípulos celebraron la Pascua con una Cena. Ahí, Él anunció que uno de ellos lo iba a traicionar. Después de haber cenado, el grupo fue al Monte de los Olivos.

 

 

   

En el Huerto de Getsemaní

[Mt 26; 36-46]:

 

Llegó Jesús con ellos a un lugar llamado Getsemaní, y dijo a sus discípulos: “Siéntense aquí, mientras yo voy más allá a orar.”

 

Tomó consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo y comenzó a sentir tristeza y angustia. Y les dijo: “Siento una tristeza de muerte. Quédense aquí conmigo y permanezcan despiertos.”

 

Fue un poco más adelante y, postrándose hasta tocar la tierra con su cara, oró así: “Padre, si es posible, que esta copa se aleje de mí. Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.” Volvió donde sus discípulos, los halló dormidos; y dijo a Pedro: “¿De modo que no pudieron permanecer despiertos ni una hora conmigo? Estén despiertos y recen para que no caigan en la tentación. El espíritu es animoso, pero la carne es débil.”

 

De nuevo se apartó por segunda vez para orar: “Padre, si esta copa no puede ser apartada de mí sin que yo la beba, que se haga tu voluntad.” Volvió otra vez donde los discípulos y los encontró dormidos, pues se les cerraban los ojos de sueño. Los dejó, pues, y fue de nuevo a orar por tercera vez repitiendo las mismas palabras.

 

Entonces volvió donde los discípulos y les dijo: “¡Ahora pueden dormir y descansar! Ha llegado la hora y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores. ¡Levántense, vamos!  El traidor está a punto de llegar.

 

Toman preso a Jesús

[Mt 26; 47-50]:

 

Estaba todavía hablando, cuando llegó Judas, uno de los Doce. Iba acompañado de una chusma armada con espadas y garrotes, enviada por los jefes de los sacerdotes y por las autoridades judías.

 

El traidor les había dado esta señal: “Al que yo dé un beso, ése es; arréstenlo.” Se fue directamente donde Jesús y le dijo “Buenas noches, Maestro.” Y le dio un beso.

 

Jesús le dijo: “Amigo, haz lo que vienes a hacer.” Entonces se acercaron a Jesús y lo arrestaron.  […]

 

 

 

Como novedad en el presente año, el Huerto en este Templo fue separado del Altar de Velación, mediante un pasillo, con el objetivo de permitir a los visitantes y peregrinos acercarse más al reclinatorio instalado frente a dicho Altar.

 

En vista que en la preparación del mencionado Huerto también se incluyeron pasillos, en la siguiente presentación únicamente se incluyó la propia alfombra de colorido aserrín y su respectivo contorno, donde se adecuó el Huerto.

 

La representación [con matiz desvanecida] en la alfombra de aserrín, fue la siguiente:

 

 

"Los que tomaron preso a Jesús lo llevaron a casa del sumo sacerdote Caifás, donde se habían reunido los maestros de la Ley y las autoridades judías." [Mt 26; 57] 

 

 

El Huerto enmarcó tanto la parte superior como la inferior de dicha alfombra con ofrendas del fruto de la tierra a Dios; observándose entre los vegetales: col, güicoy, zanahorias, cebollas, tomates y pepinos; asimismo, entre las frutas: cocos, mangos, sandías, piñas y melones. Así se apreció...

 

 ....en la parte superior:

 

 

 ....y, en la parte inferior:

 

 

 

Templo de la Escuela de Cristo

(Esquina 9a. Calle Oriente y Calle de los Pasos, La Antigua Guatemala)

 

 

Señor Sepultado

 

En la Capilla donde se encuentra el retablo tanto de la imagen del Señor Sepultado como de la imagen de Virgen de Dolores, ambas efigies veneradas en el Templo de la Escuela de Cristo se preparó, en honor a dichas imágenes que realizarán su recorrido procesional, el Altar de Velación y un Huerto que representa las ofrendas del fruto de la tierra a Dios. La alegoría incluyó lienzos de tela con el color cuaresmal, arreglos florales y una iluminación especial para esta ocasión.

 

Esta representación nos permite reflexionar que...

 

"Cristo, siendo de condición divina, no consideró codiciable el ser igual a Dios. Al contrario, se despojó de su grandeza, tomó la condición de esclavo y se hizo semejante a los hombres. Y en su condición de hombre, se humilló así mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está por encima de todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua proclame que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre". [Filipenses 2, 6-11]

 

“Dios no impidió a la muerte separar el alma del cuerpo, según el orden necesario de la naturaleza, pero los reunió de nuevo una con otro, por medio de la Resurrección, a fin de ser Él mismo en persona el punto de encuentro de la muerte y de la vida…” [San Gregorio de Nisa]

 

“La permanencia de Cristo en el sepulcro constituye el vínculo real entre el estado posible de Cristo antes de la Pascua y su actual estado glorioso de resucitado”. Fuente: Catecismo de la Iglesia Católica.

 

 

La imagen del Señor Sepultado del Templo de la Escuela de Cristo descansa en su urna.

 

El Huerto se preparó con algunos vegetales como coliflores, zanahorias, ejotes y pepinos; y frutas de la temporada, entre éstas: piñas, sandías, naranjas y mangos. El ornamento se complementó con flores de estaticias [moradas], vainas de corozo y otros arreglos florales.

 

 

En la hornacina central de este retablo se encuentra la imagen de Virgen de Dolores.

 

Meditación

 

Los mensajes evangelizadores en las escenografías de los Altares de Velación, generalmente, son representaciones del sufrimiento de Jesucristo durante su Pasión y Muerte... pero Dios lo resucitó al tercer día, según las Escrituras.

 

Al celebrar la Resurrección de Jesucristo, debemos reflexionar sobre cómo Él venció a la muerte y se convierte en el camino para la salvación y la vida eterna. El Salmo 117 nos dice: Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo.

 

 

 

[Hechos de los Apóstoles 10, 34-43] expresa: Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: “Verdaderamente reconozco que Dios no hace diferencia entre las personas. En toda nación mira con benevolencia al que teme a Dios y practica la Justicia. Ahora bien, Dios ha enviado su Palabra a los israelitas dándoles un mensaje de paz, por medio de Jesús, el Mesías, que también es el Señor de todos. Ustedes ya saben lo que ha sucedido en todo el país judío, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Jesús de Nazaret fue consagrado por Dios, que le dio Espíritu Santo y poder. Y como Dios estaba con él, pasó haciendo el bien y sanando a los oprimidos por el diablo. Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en el país de los judíos y en la misma Jerusalén. Al final lo mataron colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día e hizo que se dejara ver, no por todo el pueblo, sino por los testigos que Dios había escogido de antemano, por nosotros, que comimos y bebimos con él, después que resucitó de entre los muertos. Él nos ordenó predicar a pueblo y dar testimonio de que Dios lo ha constituido Juez de vivos y muertos. A él se refieren todos los profetas al decir que quien cree en él recibe por su nombre el perdón de los pecados.”

 

 

 

¡Aleluya, Cristo Resucitó!

 

 

Fuente de textos:

 

Periódico católico La Misión. Publicaciones de las Hermandades de diferentes Templos, Iglesias y Parroquias. Compendio del Evangelio-Fray Bernardino Rodrígez G. La Verdad Católica. Simbología Mariana-Evangelización con el Arte, Fe y Cultura. Devocionario Católico. Letanías de la Virgen-Santo Rosario-La Santa Sede. La Biblia-Latinoamérica [San Pablo; Editorial Verbo Divino]. El Vaticano. 

 

 

 Ø  Para regresar, favor de cerrar esta nueva ventana

 

 Para ir a Página Principal   Ø

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados