|

Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

 

  

Altar de Velación y Huerto en Ermita del Santo Calvario [Templo de El Calvario]

 

    

  Altares de Velación y Huertos de 2018

   Para ir a Página Principal    

   

 

 

Preparado en 2018

 

El significado del siguiente Altar de Velación se fundamentó en las REVELACIONES A LA MADRE SOR MARÍA DE JESÚS DE ÁGREDA, y que en esta edificación religiosa expresaron así: LA CORONACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, con la siguiente representación:

 

[En virtud de lo amplio de la misma, la dividimos en dos apartados]

 

1. La Coronación de la Santísima Virgen María...

 

 

La imagen de Jesús Nazareno del Silencio, y la imagen de Nuestra Señora de Los Dolores, se apreciaron como sigue:

 

 

Seguidamente, se incluyó una representación relacionada con:

 

2. Transición, Resurrección y Asunción de María Santísima...

[Vista hacia la izquierda]:

 

 

[Vista hacia la derecha]:

 

 

Al frente de esta representación se preparó un Huerto ofreciendo frutos de la tierra a Dios, así:

 

 

Los textos del Proyecto y Realización publicados por la Hermandad de esta Ermita, son los siguientes:

:

 

   

Fue coronada María Santísima por Reina de los cielos y de todas las criaturas,

confirmándole grandes privilegios en beneficio de los hombres

 

Colocada María Santísima en este lugar y trono eminentísimo, declaró el Señor a los cortesanos del cielo los privilegios de que gozaba por aquella majestad participada.

 

Y la persona del Eterno Padre, como primer principio de todo, hablando con los Ángeles y Santos, dijo: Nuestra hija María fue escogida y poseída de nuestra voluntad eterna entre todas las criaturas y la primera para nuestras delicias y nunca degeneró del título y ser de hija que le dimos en nuestra mente divina, y tiene derecho a nuestro  reino, de quien ha de ser reconocida y coronada por legítima Señora y singular Reina. El Verbo Humanado dijo: A mi Madre verdadera y natural le pertenecen todas las criaturas que por mí fueron criadas y redimidas, y de todo lo que yo soy Rey ha de ser ella legítima y suprema Reina. El Espíritu Santo dijo: Por el título de Esposa mía, única y escogida, a que con fidelidad ha correspondido, se le debe también la corona de Reina por toda la eternidad. Dichas estas razones, Las Tres Divinas Personas pusieron en la cabeza de María Santísima una corona de gloria de tan nuevo resplandor y valor, cual ni se vio antes ni se verá después en pura criatura. Al mismo tiempo salió una voz del trono que decía: Amiga y Escogida entre las criaturas, nuestro reino es tuyo; tú eres Reina, Señora y Superiora de los serafines y de todos nuestros ministros los Ángeles y de toda la universidad de nuestras criaturas. Atiende, manda y reina prósperamente sobre ellas, que en nuestro supremo consistorio te damos imperio, majestad y señorío. Y para esto te hacemos depositaria de nuestras riquezas, tesorera de nuestros bienes, ponemos en tu mano los auxilios y favores de nuestra gracia para que los dispenses, y nada queremos conceder al mundo que no sea por tu mano y no queremos negarlo si lo concedieres a los hombres. En tus labios está derramada la gracia para todo lo que quisieres y ordenares en el cielo y en la tierra, y en todas partes te obedecerán los ángeles y los hombres, porque todas nuestras cosas son tuyas como tú siempre fuiste nuestra, y reinarás con nosotros para siempre.

 

Esta maravilla tuvo otro misterio, y fue recompensar a la divina Madre la veneración y culto que con profunda humildad había dado ella a los santos cuando era viadora, siendo ella Madre del mismo Dios y llena de gracia y santidad sobre todos los Ángeles y Santos. Los que más la percibieron fueron su Esposo Castísimo San José, San Joaquín y Santa Ana y todos los demás allegados a la Reina, y en especial los mil Ángeles de Guarda. Como el tránsito de Nuestra Reina fue el trece de agosto, su Resurrección, Asunción y Coronación sucedió domingo 15 de agosto, en el que la celebra la Santa Iglesia. Estuvo su Sagrado Cuerpo en el sepulcro otras treinta y seis horas como el de su Hijo Santísimo, porque el tránsito y resurrección fue a las mismas horas. Los Apóstoles y discípulos que sin enjugar sus lágrimas asistían al sepulcro de María Santísima en el Valle de Josafat: San Pedro y San Juan que fueron los más perseverantes y continuos, reconocieron el día tercero que la música celestial había cesado, pues ya no la oían, y como ilustrados con el Espíritu Divino coligieron que la Purísima Madre sería resucitada y levantada a los cielos en cuerpo y alma como su Hijo Santísimo. Confirieron este dictamen confirmándose en él, pero San Pedro como cabeza de la Iglesia determinó que de esta verdad y maravilla se tomase el testimonio posible, que fuese notorio a los que fueron testigos de su muerte y entierro. Para esto juntó a todos los Apóstoles y discípulos y otros fieles a vista del sepulcro, a donde el mismo día los llamó. Les propuso las razones que tenía para el juicio que todos hacían y para manifestar a la Iglesia aquella maravilla que en todos los siglos sería venerable y de tanta gloria para el Señor y su Beatísima Madre. Aprobaron todos el parecer del Vicario de Cristo y con su orden levantaron luego la piedra que cerraba el sepulcro, y llegando a reconocerle le hallaron vacío y sin el Sagrado Cuerpo de la Reina del cielo, y su túnica estaba tendida como cuando la cubría, de manera que se conocía había penetrado la túnica y lápida sin moverlas ni descomponerlas. Tomó San Pedro la túnica y toalla, veneró él y todos los demás, quedando certificados de la resurrección y asunción de María Santísima a los cielos. Pero, con la admiración y cariño, estaban todos suspensos y mirando al sepulcro sin poder apartarse de él, hasta que descendió y se les manifestó un Ángel del Señor que les habló y dijo: Varones Galileos, ¿Qué os admiráis y detenéis aquí? Vuestra Reina y Nuestra ya vive en Alma y Cuerpo en el Cielo y Reina en él para siempre con Cristo. Ella me envía.

    

La Fuente de Textos de la Hermandad de la Ermita del Santo Calvario, dice: Tomado del libro de: REVELACIONES A LA MADRE SOR MARÍA DE JESÚS DE ÁGREDA, CAPÍTULO 22. 

  

 

 

Separado por un pequeño pasillo, acondicionado para el ingreso de los visitantes, frente a este Altar de Velación se preparó el Huerto principal complementado con una alfombra de colorido aserrín en la que se observaron dedicados y esmerados diseños geométricos, a creatividad de sus realizadores. En dicho Huerto, se incluyeron frutos de la tierra como ofrendas a Dios. Entre los vegetales se observaron: zanahorias, tomates, cebollas, berenjenas, ejotes, pepinos, remolachas, chiles pimiento y güicoyes; y entre las frutas: piñas, sandías, papayas, ayotes, mangos, bananos, plátanos, melones, limones y manzanas:

 

 

Ampliando las imágenes, estos diseños se apreciaron así:

 

 

En virtud de la longitud de esta alfombra, su diseño se aprecia mejor con vistas laterales:

 

Figuras de flora:

 

 

Figuras geométricas:

 

 

La alegoría principal en esta alfombra fue una corona previamente diseñada, según parece, en aluminio:

 

 

Esta alfombra fue bordeada con figuras de flora: Aves del paraíso

 

 

Entre las ofrendas colocadas en este Huerto se incluyeron figuras zoomorfas de pan [lagartos].

 

 

 

El cortejo procesional de la imagen de Jesús Nazareno del Silencio y de la imagen de Nuestra Señora de Los Dolores se realiza el Martes Santo.

  

 

    

  Altares de Velación y Huertos de 2018

   Para ir a Página Principal    

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados