Conozca La Antigua Guatemala

 

 

...la ciudad colonial que ofrece una valiosa tradición cultural y religiosa

 

 

Aldeas de La Antigua Guatemala y Municipio de Jocotenango

 

 Ø  Para regresar, favor de cerrar esta nueva ventana

 

 Para ir a Página Principal   Ø

   

 

 

La recordada ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, fundada en el Valle de Panchoy el 10 de marzo de 1543, conocida actualmente como La Antigua Guatemala, es una ciudad con un gran patrimonio, no sólo porque allí se asentó la Capital del Reino de Guatemala, con todos los privilegios que ello implicó, sino porque tiene un gran legado cultural, arquitectónico y religioso, tal como lo evidencian documentos escritos, exposiciones en museos, oficios de los gremios artesanales, ruinas de monumentos y distintas tradiciones que, en la actualidad, constituyen un atractivo para visitantes, turistas y peregrinos que llegan a la ciudad colonial para acercarse y conocer un poco del pasado histórico.

 

Sin embargo, ese valioso patrimonio cultural no es exclusivo de lo que fuera dicha Capital, ya que sus poblaciones aledañas, actualmente aldeas, también tienen alguna herencia arquitectónica, así como valores populares, tradicionales e históricos. Es importante recordar que, en 1540, la monarquía española promulgó la Real Cédula que ordenaba que los pobladores asentados en pequeñas comunidades dispersas en áreas consideradas rurales debían estar reunidos y establecidos en poblados que se habían fundado especialmente para ellos. Las áreas de población otorgadas a los españoles en la periferia de la ciudad, específicamente poblados enteros de indígenas, fueron definidas como milpas en el siglo XVI, luego como barrios o como pueblos separados. El término "milpa" se refiere no solamente a un solar del cultivo del maíz, sino a un pequeño asentamiento rural.

 

En tal sentido, las poblaciones urbanas fundadas en los siglos XVI y XVII, adyacentes a lo que fue la referida Capital, también tienen su importancia histórica, ya que algunos de los bienes que aún se conservan en esas comunidades, desde la época colonial, permiten evidenciar la infraestructura que existía, entre la que se puede mencionar, generalmente, los templos, las plazas y las cruces atriales; además, pueden observarse algunos vestigios de las capillas abiertas, conocidas como capillas posas, como en el caso de las Aldeas San Pedro Las Huertas y San Juan del Obispo. Asimismo, los oficios de los gremios artesanales de la misma época también fueron aprendidos por los vecinos de las poblaciones que se situaban en la periferia de la citada Capital; oficios que al ser transmitidos de generación en generación, en la actualidad hábiles artesanos continúan realizándolos.

 

En virtud que en las plazas de esas comunidades giraba la actividad económica, política y religiosa, allí se construía una fuente o pileta de utilidad pública, ya que servía para proveer agua a los habitantes así como para dar de beber a los caballos y animales de carga que tiraban de carretas, ya que todo se transportaba de esa forma. Sin embargo, con el paso del tiempo esas piletas desaparecieron ya sea porque no fueron reparadas, perdieron su utilidad o como consecuencia que en los mismos lugares fueron construidas otras edificaciones. En la actualidad, las fuentes que existen se consideran como ornamentos.

 

Conviene señalar que dirigiéndose al sur de La Antigua Guatemala, por Alameda del Calvario, aún puede apreciarse una fuente colonial que se encuentra colocada en uno de los carriles de dicha Alameda. El lugar tiene un desnivel de pocas gradas.

 

 

Alameda del Calvario. Al fondo se localiza la Ermita del Santo Calvario (Templo de El Calvario)

 

En dirección al sur, tal como se aprecia en esta fotografía, en el carril izquierdo y aproximadamente a 100 metros se encuentra colocada una fuente colonial, por lo que el tránsito de vehículos es hasta ese lugar. Por esa razón, el carril derecho es de doble vía.

 

 

    

Desnivel de pocas gradas y una fuente colonial.

Al fondo, la Capilla de la IX Estación del Viacrucis

 

Las edificaciones coloniales, incluyendo las religiosas, sufrieron daños considerables por los sismos y terremotos ocurridos en 1651, 1717, 1751, 1773, 1917, 1942 y 1976; sin embargo los moradores de las diferentes comunidades han realizado los trabajos de reconstrucción y remodelación necesarios para mantener sus edificaciones religiosas al servicio de la feligresía católica. Otras edificaciones desparecieron con el transcurso del tiempo como consecuencia de la sencillez de los materiales con que fueron construidas.

 

Debido al escaso conocimiento de la cultura de dichas poblaciones, las aldeas de La Antigua Guatemala son poco visitadas y los habitantes de las mismas tienen la necesidad de viajar a esa ciudad colonial para vender las mercancías que producen, entre las que se encuentran artesanías en tejidos, madera, cuero, metal y cerámica; así como vegetales y flores. Es de señalar que la mayoría de turistas y visitantes sólo se acercan a los monumentos e iglesias de la ciudad colonial y son pocos los que conocen las aldeas alrededor de la misma.

 

Ante esa situación, la municipalidad antigüeña con la participación del Consejo Nacional para la Protección de La Antigua Guatemala (CNPAG), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), y vecinos de las distintas aldeas desarrollan un proyecto de desarrollo que pretende mejorar las condiciones de vida, promover el conocimiento de las comunidades asentadas en la periferia de la ciudad colonial y, al mismo tiempo, proponer como oferta turística los alrededores de la misma ciudad. Dicho proyecto consiste en dotar de infraestructura y servicios tales como empedrados, ensanchamiento de calles, drenajes, agua potable, recuperación de monumentos, restauración de iglesias, así como remozamiento o revitalización y construcción de plazas. La restauración de las iglesias está a cargo del CNPAG, y el remozamiento o revitalización de las plazas las realiza la AECID.

 

En la actualidad, el municipio de La Antigua Guatemala, Sacatepéquez, tiene bajo su jurisdicción 14 aldeas, las que conforme a su ubicación geográfica pueden enumerarse así: El Hato, San Mateo Milpas Altas, San Felipe de Jesús, La Guardianía El Hato, Santa Inés del Monte Pulciano, San Juan Gascón, Santa Ana, San Cristóbal El Bajo, San Cristóbal El Alto, Santa Catalina Bobadilla, San Juan del Obispo, San Bartolomé Becerra, San Pedro las Huertas, y San Gaspar Vivar.

 

Las tradiciones de la iglesia católica han jugado un papel muy importante en el fervor religioso de los antigueños, tanto ubicados en la cabecera departamental (ciudad de La Antigua Guatemala), como situados en la periferia de esa ciudad (Aldeas y Municipio de Jocotenango). Una festividad religiosa que es celebrada con mucha devoción es la solemnidad de la Cuaresma y Semana Santa.

 

Para el año 2014, la Cuaresma tiene lugar del 5 de marzo al 13 de abril. Con la imposición de la ceniza en la frente de los fieles creyentes, la Iglesia Católica da inicio a la celebración litúrgica de la Cuaresma en el denominado Miércoles de Ceniza.

 

En esa época las distintas hermandades preparan, como parte de esa celebración y con características propias de cada comunidad: veneración de imágenes religiosas, Altares de Velación con mensajes bíblicos educativos plasmados en telas o papel; Huertos preparados con alfombras de pino, aserrín de colores, frutas, vegetales, pan, y velas; rezos; recorridos procesionales; así como la elaboración de coloridas alfombras con diseños de figuras geométricas y también complementadas con pino y flores que, como ofrendas de agradecimiento o súplicas a Dios, anteceden al paso de dichos cortejos procesionales. También, se acostumbra que cofrades utilizando un pequeño tambor (tum) y una flauta (chirimía) emitan un sonido tradicional y característico durante la época, para hacer un llamado a la devoción de los feligreses, indicándoles que se realiza una velación o que se llevará a cabo un recorrido procesional.

 

El fervor religioso en las aldeas de la ciudad colonial y en el municipio de Jocotenango, Sacatepéquez, ha sido muy relevante. En efecto, durante la Cuaresma y Semana Santa las hermandades de algunas aldeas y del referido municipio preparan y realizan cortejos procesionales que recorren principales calles de sus respectivas comunidades y de La Antigua Guatemala. En tal virtud, y por ser características de dicha época religiosa, únicamente se mencionan algunos aspectos de las siguientes poblaciones:

 

Aldea Santa Catarina Bobadilla

 

Fundada en un pequeño asentamiento rural otorgado al capital español Ignacio de Bobadilla, se ubica al sur-oriente de la ciudad colonial a una distancia de 4 kilómetros sobre carretera de terracería, transitable durante todo el año; y a 1 ½ kilómetros al norte de la Aldea San Juan del Obispo.

 

Al oriente de la plaza central, se encuentra una iglesia dedicada a Santa Catalina, virgen y mártir. En sus inicios, la edificación fue sencilla pero debido al incremento de parroquianos fue ampliada y abierta al servicio religioso, en 1632. Los feligreses encargaron al escultor Juan Perales la burilación de una imagen de Jesús Nazareno que fue bendecida el 25 de febrero del mismo año, en el que también dicha imagen fue procesionada por primera vez el Martes Santo, recorriendo únicamente principales calles de la propia aldea y de San Juan del Obispo.

 

La construcción del templo sufrió severos daños por sismos y terremotos ocurridos en diferentes épocas, por lo que la feligresía ha tenido arduas labores de reconstrucción y modificación de la estructura original de la edificación.

 

En 1935, la población de Santa Catalina Bobadilla se elevó a la categoría de aldea bajo la jurisdicción de La Antigua Guatemala. Según su infraestructura, esa comunidad cuenta con una alcaldía auxiliar, servicios básicos de agua, energía eléctrica y drenajes; así como una escuela de enseñanza elemental.

 

En 1948, y en sus actividades de Cuaresma y Semana Santa, la hermandad del templo de la Aldea Santa Catarina Bobadilla acordó procesionar a la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Salvación y a la imagen de Virgen de Dolores, el Primer Domingo de Cuaresma.

 

La población se dedica a las actividades agrícolas y artesanales, siendo lo principal el cultivo del café y árboles frutales.

 

La festividad patronal en honor a Santa Catalina, virgen y mártir, se celebra el 25 de noviembre de cada año, realizándose diversas actividades religiosas y populares.

 

Actualmente, resalta como infraestructura del tiempo colonial el templo dedicado a Santa Catalina, virgen y mártir, una amplia plaza totalmente remozada y una cruz atrial de piedra tallada.

 

Entre las actividades de Cuaresma y Semana Santa, se realiza cortejo procesional de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Salvación "Protector Jurado de La Antigua Guatemala" y de la imagen de Virgen de Dolores "Madre de Nuestro Salvador", el Primer Domingo de Cuaresma.

 

Con dicho cortejo procesional se inicia la solemnidad de la celebración religiosa en La Antigua Guatemala.

 

Aldea Santa Inés del Monte Pulciano

 

Fundada hacia mediados del siglo XVII, se encuentra ubicada al oriente de la ciudad colonial, a una distancia de poco más de un kilómetro, asentada sobre una colina que es una continuación del Cerro de la Cruz, y a orillas de la carretera asfaltada que une a La Antigua Guatemala con la capital de la República.

 

En la localidad pueden observarse las ruinas de una edificación de tipo colonial que corresponden a la primera ermita, abierta al servicio religioso el 9 de enero de 1685, donde se inició el culto a Santa Inés del Monte Pulciano, virgen y mártir. Debido al terremoto ocurrido en 1717 dicha ermita sufrió daños considerables, por lo que afanosos feligreses se dedicaron a su reconstrucción. Sin embargo, el terremoto de 1773 redujo a escombros la misma edificación, por lo que fue abandonada.

 

Mientras se construía una nueva edificación religiosa, devotos parroquianos resguardaron la imagen de Santa Inés del Monte Pulciano, una escultura que en su mano derecha sostiene tres pequeñas piedras que representan las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad; y en su mano izquierda sostiene una palmita, como símbolo de su martirio. También, los mismos parroquianos resguardaron una imagen de Jesús Nazareno con la Cruz a cuestas. Ambas imágenes son de autor desconocido.

 

 

En 1885, se concluyó la edificación de una nueva ermita a pocos metros de la que se fue destruida, por lo que las mencionadas imágenes regresaron a ese lugar para su veneración. Debido a los terremotos sucedidos en 1942 y 1976, esta ermita también sufrió severos daños en su estructura, por lo que fue necesario restaurarla y reconstruirla, lo cual concluyó en 1985, año en el que se abrió de nuevo al servicio religioso, que continúa en la actualidad.

 

Templo de Santa Inés del

Monte Pulciano, virgen y mártir

 

 

En 1944, y en sus actividades de Cuaresma y Semana Santa, la hermandad del templo de la Aldea Santa Inés de Monte Pulciano realizó la primera procesión de las imágenes de Jesús Nazareno y de Virgen de Dolores, el Segundo Domingo de Cuaresma.

 

Según su infraestructura, la aldea cuenta con servicios básicos de agua potable, energía eléctrica y drenajes. Sus pobladores se dedican principalmente a las actividades agrícolas, pero también al comercio y a la elaboración de artesanías. En el caso de la agricultura, el principal cultivo es el café, siguiendo el maíz, frijol y árboles frutales; y en lo que respecta a la actividad artesanal, lo principal son los trabajos relacionados con hierro forjado y esculturas.

 

La festividad patronal en honor a Santa Inés del Monte Pulciano, virgen y mártir, se celebra el 16 de mayo de cada año, realizándose diversas actividades religiosas, culturas y deportivas.

 

Actualmente, resalta como infraestructura del tiempo colonial el templo dedicado a Santa Inés de Monte Pulciano, virgen y mártir. Esa edificación religiosa tiene al frente una pequeña plaza, ya que se encuentra ubicada a pocos metros de la carretera que une a La Antigua Guatemala con la ciudad de Guatemala.

 

Entre las actividades de Cuaresma y Semana Santa, se realiza cortejo procesional de las imágenes de Jesús Nazareno y de Virgen de Dolores, el Segundo Domingo de Cuaresma.

 

Municipio de Jocotenango, Sacatepéquez

 

Fundado en un pequeño asentamiento rural otorgado al conquistador español Don Pedro de Alvarado y Contreras, Jocotenango se encuentra ubicado al norte de la ciudad colonial, al cual se llega en pocos minutos.

 

El locativo del nombre de este municipio significa “lugar donde abundan los jocotes”, ya que se trata de una tierra fértil donde se cultivaba esa fruta.

 

Esa población se fundó con el traslado de indígenas que sobrevivieron a la inundación que, entre el 10 y 11 de septiembre de 1541, destruyó la ciudad de Santiago de los Caballeros asentada en el Valle de Almolonga. En aquella época, a dicha población también llegaron familias provenientes de otros pueblos que los conquistadores españoles tenían en "encomienda" y que, al declararse libres, les otorgaron en donación las tierras que habitaban en esa localidad.

 

En la plaza mayor, frente al templo, puede observarse una cruz, tallada en piedra, que presenta la inscripción “JHS-AM-1571”, que es el año en el que, posiblemente, inició el servicio religioso su antigua ermita, de pequeñas dimensiones, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, la primera construida en el valle en el que se encuentra la población, y cuyas ruinas aún pueden observarse.

 

 

       

Antigua ermita, en ruinas, y una cruz atrial en la amplia plaza

 

Contiguo a esa ermita, en 1602, los frailes dominicos construyeron un templo con mayor amplitud. En las hornacinas de esa edificación, pueden observarse esculturas talladas en estuco que representan a San Pedro y San Pablo Apóstoles; las de San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán, en el centro; y la imagen de Virgen de la Asunción, flanqueada por dos arcángeles, en la parte superior.

 

 

       

Fachada e interior de la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

 

En dicha plaza, también puede apreciarse la fuente de mampostería y piedra tallada, de singular belleza y única en su trazo, instalada el 30 de julio de 1733.

 

Después de la ruina de la ciudad de Santiago de los Caballeros, en 1773, no todos los vecinos se trasladaron a la Nueva Guatemala de la Asunción; por lo que al considerarse la población existente en Jocotenango, a mediados del siglo XIX, el lugar fue elevado a la categoría de municipio, el 24 de diciembre de 1833, por disposición del Doctor Mariano Gálvez, Jefe Supremo del Estado de Guatemala, en esa época.

 

En la actualidad, dicho templo es conocido como Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, advocación que se encuentra en el altar mayor de esa edificación religiosa. Asimismo se veneran, entre otras, la imagen de Virgen de Soledad, y las consagradas imágenes de Jesús Nazareno El Dulce Rabí y de Virgen de Dolores (Dulce Madre de Jocotenango).

 

 

Capilla de

Jesús Nazareno "El Dulce Rabí"

 

 

       

 

 

Altar de Virgen de Dolores

"Dulce Madre de Jocotenango"

 

 

La economía de los pobladores está basada fundamentalmente en servicios, industria, agricultura y artesanías. Entre estas últimas se mencionan: joyería, cerámica, bronce, hierro forjado y pintura, así como madera tallada.

 

La festividad patronal en honor a la Virgen de la Asunción se celebra el 15 de agosto de cada año, realizándose diversas actividades religiosas, culturales, conciertos de música, bailes folklóricos, preparación de platillos típicos, juegos mecánicos; y entre las actividades deportivas, su tradicional jaripeo.

 

En la actualidad, resalta como infraestructura del tiempo colonial la primera ermita construida en la localidad, el templo (Parroquia Nuestra Señora de la Asunción), una plaza totalmente remozada, una Cruz atrial de piedra tallada y una fuente de mampostería y piedra tallada.

 

Entre las actividades de Cuaresma y Semana Santa, se realiza:

 

Cortejo procesional infantil del Templo de Jocotenango (Parroquia Nuestra Señora de la Asunción);

 

Cortejo procesional de las consagradas imágenes de Jesús Nazareno "El Dulce Rabí" y de Virgen de Dolores "Dulce Madre de Jocotenango", el Tercer Domingo de Cuaresma; y,

 

Cortejo procesional de Palmas, el Domingo de Ramos.

 

Aldea Santa Ana

 

Fundada a principios de 1540 en un pequeño asentamiento rural otorgado al sacerdote Juan Godínez, capellán del ejército español durante la conquista de tierras guatemaltecas, esta comunidad se ubica al sur-oriente de la ciudad colonial, a una distancia de un kilómetro sobre carretera principal asfaltada, y luego empedrada hasta llegar a la aldea. Esa ruta principal es la carretera que conduce a Santa María de Jesús.

 

En el lugar se construyó un sencillo oratorio o capilla, bajo la advocación de Santa Ana. En 1541, esa capilla fue elevada a la categoría de ermita.

 

Tanto la población como la ermita mencionadas fueron de las primeras que se establecieron en el Valle de Panchoy, pues ya se encontraban asentadas en ese lugar cuando la ciudad de Santiago de los Caballeros fue trasladada al mencionado Valle como consecuencia de la inundación ocurrida, en 1541, en el Valle de Almolonga.

 

Esa ermita sufrió daños considerables por los terremotos ocurridos en diferentes épocas, pero los devotos moradores han realizado los trabajos de reconstrucción que han sido necesarios para mantener su edificación religiosa al servicio de los feligreses. El actual templo es una edificación realizada a mediados del siglo XVIII. Frente al mismo, se encuentra una amplia plaza que luce una cruz colonial tallada en piedra.

 

 

Templo de Santa Ana,

y una cruz atrial en la plaza

 

 

Además de una imagen con la advocación de Santa Ana, en dicho templo también se encuentra una imagen de Jesús Nazareno con la Cruz a cuestas, de autor desconocido, y que conforme al estilo de burilación data probablemente a finales del siglo XVII. La característica particular de esa imagen es que tiene cabellera original tallada, a diferencia de otras imágenes que tienen cabellera de pelo natural. Otras características de la escultura son: la expresión humilde y serena de su rostro en medio de su humillación; asimismo, el tono moreno en la textura de la madera, lo que puede sugerir una escultura realizada por un mestizo.

 

Según una leyenda, los feligreses de la población encargaron la talla de una imagen de Jesús Nazareno, para lo cual convinieron en pagar un canastillo de monedas de plata, como estímulo. Al estar concluida la escultura, los parroquianos observaron con gran regocijo que la misma quedó perfecta y con un excelente terminado; por lo que agradecidos decidieron reconocer otro canastillo de monedas de plata, como pago, y llamar a la imagen Jesús Nazareno de la Dulce Mirada.

 

La leyenda también cuenta que el encargado de la burilación de la escultura fue un indio originario de la población de Santa Ana, de nombre Ciprión Balam, trabajador del renombrado escultor Bernardo de Cañas; pero el primero de los mencionados quiso omitir su nombre por su condición de indígena.

 

El cronista franciscano Francisco Velásquez de Herrera en su obra Vida y Virtudes del Venerable Hermano Pedro de San José Betancur, refiere que el ahora Santo Hermano Pedro tenía establecido un lugar para sus retiros espirituales y obras de piedad y caridad para los enfermos en la población de Santa Ana. También, que el mismo santo varón velaba en la ermita de dicha comunidad, cada Jueves Santo, previo a la procesión de Jesús Nazareno, que en aquella época se realizaba el Viernes Santo.

 

Entre sus actividades de Cuaresma y Semana Santa, la hermandad del templo de la Aldea Santa Ana realiza el cortejo procesional de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Dulce Mirada y de la imagen de Virgen de Dolores, el Cuarto Domingo de Cuaresma. También, esa feligresía realiza un cortejo procesional de Palmas, el Domingo de Ramos.

 

Los pobladores se dedican principalmente a la agricultura, entre la que destaca el cultivo del café; pero también se hallan hábiles artesanos que se dedican a la elaboración de artesanías y, en algunos casos, dedicados a la orfebrería, elaborando finas joyas que comercian en la ciudad colonial.

 

La fiesta titular en honor a Santa Ana se celebra el 26 de julio de cada año, realizándose diversas actividades religiosas, culturales, sociales y deportivas.

 

En la actualidad, resalta como infraestructura del tiempo colonial el templo dedicado a Santa Ana, una amplia plaza totalmente remozada y una cruz atrial de piedra tallada.

 

El majestuoso Volcán de Agua sirve

como de fondo a la amplia plaza y

cruz atrial del Templo de Santa Ana

 

 

Entre las actividades de Cuaresma y Semana Santa, se realiza:

 

Cortejo procesional de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Dulce Mirada y de Virgen de Dolores, el Cuarto Domingo de Cuaresma; y,

 

Cortejo procesional de Palmas, el Domingo de Ramos.

 

Aldea San Bartolomé Becerra

 

Fundada por el capital español Bartolomé Becerra en un pequeño asentamiento rural que le fue otorgado el 20 de marzo de 1528, se ubica al sur-poniente de la ciudad colonial, a una distancia de 2 kilómetros sobre carretera asfaltada.

 

Al oriente de la plaza central se encuentra templo dedicado al Apóstol San Bartolomé, que ha sido motivo de reconstrucciones y modificaciones de su estilo original como consecuencia de los sismos y terremotos ocurridos en diferentes épocas. Al finalizar la última reconstrucción, la iglesia fue abierta al servicio religioso el 25 de mayo de 1980.

 

Es de hacer notar que frente a la iglesia se encuentra una cruz, tallada en piedra, con una inscripción de fecha de 16 de agosto de 1895, posiblemente donada por la familia Gómez Q. con motivo de la reedificación del templo después del terremoto de 1773.

 

 

Templo del Apóstol San Bartolomé,

y su Cruz atrial

 

 

En dicho templo se venera a la imagen de Jesús Nazareno de la Caída; escultura atribuida a Pedro de Mendoza, quién la talló en 1640 para la capilla del Colegio de San Jerónimo de la orden mercedaria, y que con el transcurso del tiempo dicha imagen se trasladó a la ermita de la Aldea San Bartolomé Becerra.

 

Esa imagen fue procesionada por primera vez, en 1902, el quinto domingo de Cuaresma, recorriendo únicamente calles de su comunidad y alrededores de la finca Retana. Años más tarde, se extendió ese recorrido a la ciudad colonial.

 

La imagen de Jesús Nazareno de la Caída, de la Aldea San Bartolomé Becerra, tiene una singular y particular escultura, ya que representa al Nazareno con la Cruz a cuestas en la tercera caída, con un rostro que refleja humildad, tristeza y dolor por la humanidad. Según se dice, esa imagen es una advocación original que fue utilizada en procesiones de la época colonial.

 

Las principales actividades de los pobladores son agrícolas, entre las que se mencionan el cultivo de café, maíz, frijol, vegetales, árboles frutales y flores; y artesanales, con la elaboración de muebles tallados en finas maderas y tejidos. Según su infraestructura, la aldea cuenta con servicios básicos de agua, energía eléctrica, drenajes y una escuela.

 

Entre sus actividades de Cuaresma y Semana Santa, la hermandad del templo de la Aldea San Bartolomé Becerra realiza el cortejo procesional de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Caída y de la imagen de Virgen de Dolores, el Quinto Domingo de Cuaresma. El cortejo procesional de esta comunidad también es conocido como Procesión de San Bartolo, y la imagen de Jesús Nazareno, llamada de La Pasión; siendo una de las más emblemáticas y que más turistas y peregrinos atrae durante la época de Cuaresma en la ciudad colonial.

 

La festividad patronal en honor al Apóstol San Bartolomé se celebra el 24 de agosto de cada año, realizándose diversas actividades religiosas, culturales, deportivas y populares.

 

En la actualidad, resalta como infraestructura del tiempo colonial el templo dedicado al Apóstol San Bartolomé y una cruz atrial, de piedra tallada. Esta edificación religiosa tiene una pequeña plaza, ya que frente a la misma se encuentra una calle por la que circulan vehículos. Esa cruz atrial se encuentra ubicada al otro lado de la calle.

 

Entre las actividades de Cuaresma y Semana Santa, se realiza cortejo procesional infantil de Jesús de la Caída y de Virgen de Dolores del Templo de San Bartolomé Becerra.

 

Asimismo, se efectúa cortejo procesional de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Caída y de Virgen de Dolores, el Quinto Domingo de Cuaresma.

 

Aldea San Cristóbal El Bajo

 

Fundada por Juan Pérez Dardón en un pequeño asentamiento rural que le fue otorgado alrededor de 1530, se ubica al sur-oriente de la ciudad colonial, a una distancia de 2 kilómetros sobre la carretera principal asfaltada, y luego empedrada hasta llegar a la aldea. Esa ruta principal es la carretera que conduce a Santa María de Jesús. A principios del siglo XVII, esa población se encontraba divida en dos jurisdicciones: San Cristóbal El Bajo, en el valle; y San Cristóbal El Alto, en la cima de una montaña.

 

Al oriente de la plaza central se encuentra un templo dedicado a San Cristóbal. La fecha de edificación de ese lugar religioso se desconoce, pero es posible que se haya concluido en 1680, fecha inscrita en la cruz de piedra tallada y ubicada en el centro de dicha plaza.

 

Esa edificación religiosa sufrió daños considerables por sismos y terremotos ocurridos en diferentes épocas, pero los pobladores, con la ayuda y cooperación de distintas entidades, han reconstruido y readecuado el lugar para mantenerlo al servicio religioso.

 

 

Templo de San Cristóbal "El Bajo"

y una cruz atrial en la plaza

 

 

En ese templo se encuentra una imagen representando a San Cristóbal quien descansa en su hombro al Niño Jesús, obra atribuida al escultor Alonso de la Paz. También, se encuentran las imágenes de Jesús Nazareno de la Humildad y de Virgen de Dolores. Asimismo, se observan pinturas al óleo sobre tela representando una de ellas a La Inmaculada Concepción, y otra, a Virgen del Rosario.

 

Entre sus actividades de Cuaresma y Semana Santa, la hermandad del templo de la Aldea San Cristóbal El Bajo realiza el cortejo procesional de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Humildad y de la imagen de Virgen de Dolores, el Jueves Santo.

 

Las principales actividades de sus pobladores son agrícolas, entre las que se mencionan: el cultivo de café, maíz, frijol, hortalizas y árboles frutales de excelente calidad. También, realizan actividades comerciales directamente con la ciudad colonial y aldeas vecinas para abastecerse de productos de primera necesidad. El único mercado que se da en la plaza es para los días festivos. La mayoría de sus habitantes trabajan en la cabecera departamental y en la ciudad de Guatemala.

 

Según su infraestructura, la aldea cuenta con servicios básicos de agua potable, que surte en parte a la ciudad colonial y a los habitantes de esta comunidad; energía eléctrica; drenajes; y una escuela rural de educación primaria mixta. Asimismo, en la localidad se ubica el Instituto Normal para Varones de La Antigua Guatemala (INVAL). Dicho Instituto fue fundado según acuerdo ministerial 72 del 9 de septiembre de 1874, en el gobierno del General Justo Rufino Barrios. Por medio del Acuerdo Gubernativo 272, de fecha 26 de noviembre de 1953, se honra en ostentar del nombre de un gran guatemalteco, el del prócer de la independencia patria y orgullo de los centroamericanos Doctor Antonio Larrazábal.

 

Además, tiene una amplia plaza  y, al centro de la misma, una cruz formada por piedras talladas, pudiendo leerse en su parte izquierda 1680. Los bordes de esa cruz se encuentran labrados en forma de filete que adornan y definen su figura.

 

Amplia plaza frente al

Templo de San Cristóbal "El Bajo"

 

 

La festividad patronal en honor a San Cristóbal, patrono de los pilotos, se celebra, desde 1929, el 29 de julio de cada año; realizándose ese día un recorrido automovilístico que se inicia desde el parque central de La Antigua Guatemala hasta ésta Aldea, oficiándose en el Templo una misa de acción de gracias. Además, se llevan a cabo otras actividades religiosas, culturales, sociales y populares.

 

En la actualidad, resalta como infraestructura del tiempo colonial el templo dedicado a San Cristóbal, su amplia plaza totalmente remozada y una cruz atrial de piedra tallada.

 

Entre las actividades de Cuaresma y Semana Santa, se realiza cortejo procesional de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Humildad y de Virgen de Dolores, el Jueves Santo.

 

Aldea San Felipe de Jesús

 

Fundada en el siglo XVII por disposición del Ayuntamiento de la entonces Capital del Reino de Guatemala, esa población se encuentra ubicada en el valle adyacente a las colinas llamadas El Rejón, a una distancia de 2 kilómetros al norte de la ciudad colonial, en carretera asfaltada.

 

En 1670, los primeros pobladores asentados en ese lugar arribaron del caserío San Juan Perdido, quienes situados en las faldas del Volcán de Acatenango sufrían de algunas epidemias y plagas, por lo que el referido Ayuntamiento les autorizó su traslado. Debido a su religiosidad, los parroquianos llevaron consigo la escultura de un Cristo o Señor Crucificado (Por el año 1748 así se le mencionaba), imagen que resguardaron en un rancho construido de adobe y techo de paja, y después en un sencillo oratorio edificado en 1760.

 

Al ser insuficiente ese oratorio por el gran número de feligreses, se construyó un templo como mayor amplitud, en 1870; pero debido a los sismos y terremotos ocurridos en 1917 y 1942, la edificación religiosa fue seriamente afectada, por lo que fue necesario reconstruirla y readecuarla. Sin embargo, el terremoto ocurrido en 1976 también ocasionó serios daños a la estructura de la edificación, ameritando una nueva construcción.

 

Con la ayuda y colaboración de diferentes entidades, los vecinos iniciaron una nueva edificación, en 1978, concluyéndola en 1984, evidenciándose un estilo gótico-renacentista en su construcción que se diferencia del resto de edificaciones religiosas de La Antigua Guatemala.

 

Santuario del Apóstol San Felipe

 

 

El 1 de diciembre de 1984, se realizó solemne consagración del santuario y del altar mayor, hacia donde se trasladó la imagen del Señor Sepultado, en una urna de metal, que es donde se encuentra actualmente. Es necesario aclarar que esa imagen es la misma que llevaron los primeros pobladores de esta comunidad. Un escrito contemporáneo, que se observa en dicho altar mayor, indica que el Señor Sepultado venerado en la actualidad fue conocido anteriormente como Cristo de las Benditas Ánimas. La escultura reproduce la rigidez de un cuerpo con las rodillas encogidas por la postura en la Cruz.

 

El santuario, dedicado al Apóstol San Felipe, fue elevado a la categoría de Vicaría Episcopal, el 27 de julio de 1986, por disposición de la cura eclesiástica.

El nombre de esta aldea es en honor al de un santo misionero de la orden franciscana: San Felipe de Jesús, nacido en México en 1572, hijo de padres inmigrantes españoles establecidos en ese país, quien se dirigió a tierras occidentales para testimoniar la Fe cristiana pero, en 1597, murió martirizado.

 

San Felipe de Jesús es el primer santo mexicano, universal, nacido en el "nuevo mundo".

Vitral San Felipe de Jesús

 

 

Entre las imágenes veneradas en dicho santuario se encuentran la de Jesús Nazareno del Milagro; la del Señor Sepultado, anteriormente conocido como Cristo de las Benditas Ánimas; y la de San Felipe de Jesús. Asimismo, las imágenes de Virgen de Dolores y de Virgen de Soledad.

 

En sus actividades de Cuaresma y Semana Santa, la hermandad del Santuario de la Aldea San Felipe de Jesús, realiza tres cortejos procesionales: el Miércoles Santo, con la consagrada imagen de Jesús Nazareno del Milagro y con la imagen de Virgen de Dolores; el Viernes Santo, el cortejo procesional de Santo Entierro con la consagrada imagen del Señor Sepultado; y el Sábado de Gloria, el cortejo procesional de Pésame con la imagen de Virgen de Soledad; recorriendo principales calles de dicha aldea y de La Antigua Guatemala.

 

Sus pobladores se dedican especialmente a la agricultura, siendo sus principales cultivos el café, maíz, frijol, vegetales, frutas y flores. Asimismo, se dedican a las actividades artesanales, entre las que predominan las confeccionadas en madera con diversos diseños y colores, muebles tallados en finas maderas, objetos de barro cocido y pintado, tejidos, telas típicas y otros trabajos en textiles, que se destinan al comercio local y turístico. También, algunos orfebres elaboran finas joyas que se comercian en la ciudad colonial.

 

Según su infraestructura, la aldea dispone de servicios básicos de agua potable, energía eléctrica y drenajes. Cuenta con una escuela rural mixta que proporciona educación primaria y secundaria. En la plaza mayor, con una calle de por medio frente al santuario, se aprecia una fuente colonial del siglo XVII; también, se sitúa un mercado de artesanías y comedores que sirven diversos platillos típicos.

 

En esa localidad, se encuentra el Hospital Nacional Pedro de Betancourt que, en 1991, sustituyó al Hospital Nacional de La Antigua Guatemala, destruido por el terremoto ocurrido en 1976.

 

Entre las actividades de Cuaresma y Semana Santa, se efectúa:

 

Cortejo procesional de Palmas, el Domingo de Ramos;

 

Cortejo procesional de las consagradas imágenes de Jesús Nazareno del Milagro y de Virgen de Dolores, el Miércoles Santo;

 

Cortejo procesional de Santo Entierro de la consagrada imagen del Señor Sepultado, el Viernes Santo; y,

 

Cortejo procesional de Pésame de la consagrada imagen de Virgen de Soledad, el Sábado Santo (Sábado de Gloria).

Ubicación y generalidades de otras aldeas de La Antigua Guatemala

 

Aldea

Ubicación y distancia en

kilómetros respecto de

la ciudad colonial

Santo Patrono

Fiesta titular

 

El Hato

nor-oriente,

6

Corazón de Jesús

Mes de Junio

San Mateo Milpas Altas

nor-oriente,

4

Apóstol San Mateo

Septiembre 21

San Juan Gascón

oriente,

1.5

San Juan Bautista

Junio 24

San Cristóbal El Alto

sur-oriente,

5

San Cristóbal

Julio 30

San Juan del Obispo

sur,

4

San Juan Bautista

Junio 24

San Pedro las Huertas

sur-poniente,

2

Apóstoles San Pedro y San Pablo

Junio 29

San Gaspar Vivar

sur-poniente,

3

San Gaspar

Enero 6

 

La Guardianía El Hato

Reciente registro: julio de 2004

 

Fuente:

 

Municipalidad de La Antigua Guatemala y Segeplan-Estrategia de Reducción de la pobreza en el municipio de La Antigua Guatemala-Plan de Desarrollo. Tesis: Estudio sobre La Antigua Guatemala. Plan de Reconstrucción Departamento de Sacatepéquez-Segeplan. Tesis: Restauración y Rehabilitación del templo de la Aldea San Cristóbal El Bajo y su entorno inmediato. Eterna devoción. Portal de Internet: www.invalantigua.jimdo.com. Santopedía.

 

 

 Ø  Para regresar, favor de cerrar esta nueva ventana

 

 Para ir a Página Principal   Ø

 

 

  

CCN

Todos los derechos reservados